Más de Cat/ Es/ Món

«A mediados de 2022 se habrá controlado la pandemia»

Entrevista. Bonaventura Clotet. Director Institut de la Sida IrsiCaixa y jefe del servicio Enfermedades Infecciosas en Germans Trias

Raúl Cosano

Whatsapp
Clotet es jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol. FOTO: DT

Clotet es jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol. FOTO: DT

Acaba de recibir el Premi Nacional de Recerca ex aequo otorgado por la Fundació Catalana per a la Recerca i la Innovació (FCRI).

Hace mucha ilusión y representa un premio que no es para mí sino para todo un equipo, a toda una trayectoria que hace posible que se alcancen éxitos importantes en investigaciones. Se lo dan al director pero se lo merecen todos los investigadores, más de 100 personas, que durante 25 años, en buena sintonía, hemos hecho investigación de alta calidad. 

Lleva toda una vida avanzando en la lucha contra el VIH. ¿Ha visibilizado la Covid-19 la investigación científica?

De alguna forma la pandemia ha hecho que el ciudadano vea que necesita mucho del médico y del científico para encontrar una solución cuanto antes mejor. Además, la Covid-19 no ha discriminado a nadie y eso ha hecho que todo el mundo se involucre. 

Ha sido una búsqueda global. 

Yo viví desde el principio el inicio de la pandemia del Sida y, a pesar de ser una enfermedad terrible, en la que aún se infectan más de un millón de personas cada año, estaba estigmatizada y había reticencias a la hora de abocar esfuerzos. Con la Covid-19 ha habido una gran respuesta de solidaridad de la ciudadanía, que se ha podido ver a través del proyecto Jo em corono, una ayuda continuada a la investigación para hacer frente a carencias, para acelerar las líneas de investigación que creemos prioritarias. 

¿Cuáles deben ser los próximos pasos de la investigación?

Quedan muchas preguntas por contestar, y en eso estamos. ¿Cuándo habrá que revacunar? ¿Habrá que hacerlo con todo el mundo? No lo sabemos todavía, posiblemente no, pero a las personas de más de 60 años quizás sí. O en función de los estudios de inmunidad que se hagan. Hay muchas incógnitas todavía. 

¿Cómo ve la evolución actual de la pandemia?

Los indicadores sanitarios y epidemiológicos van bien en estos momentos, hay un menor número de personas que ingresan y que mueren, pero da un poco de miedo que venga una sexta oleada a través de los botellones o por el inicio del curso escolar. Quizás puede haber un aumento de casos que infecte a la gente mayor que ya lleva meses vacunada. 

¿Y entonces?

Por eso hay que seguir generando conocimiento a través de los recursos que tenemos, para saber por ejemplo si las personas que ya llevan más de nueve meses vacunadas tienen riesgo de infectarse o de sufrir la enfermedad severa. A lo mejor de aquí a un año personas de más de 65 años ya no tienen una defensa. Tenemos que valorar cuándo pasará eso y, a partir de ahí, ir planificando y actuando. 

Se habla mucho de las vacunas, que han sido un éxito, pero faltan propuestas que eviten la infección y fármacos. 

Las vacunas que tenemos son muy eficaces, sobre todo las basadas en ARN mensajero. Ahora hay que añadir nuevas vacunas que impidan el contagio pero sobre todo lo que tenemos que lograr es que se vacune todo el mundo. Hasta que no tengamos vacunas para todos, seguirán los contagios en algunas zonas y con ellos la posibilidad de crear nuevas mutaciones que compliquen la situación. Se están desarrollando nuevos fármacos que servirán de anticuerpos mononucleares para bloquear la progresión hacia una enfermedad grave. Los fármacos serán los que permitirán frenar. 

¿Estamos en el final?

Todas las pandemias han durado dos años de promedio. Es posible que hacia mediados del año que viene hayamos controlado esta, que quizás tenga unas características diferentes a las anteriores, como la alta contagiosidad. Habrá que vacunar a todo el mundo y, dada la globalización, que no existía en otras epidemias, será un reto más. Eso hace que la duración pueda alargarse más. 

Es relativamente optimista. 

La protección actual de las vacunas es muy buena, pero es posible que se vieran sobrepasadas por nuevas variantes o que esas cepas puedan expandirse por lugares que no tengan buena cobertura de la vacuna. Si no es así, es posible que a mediados del año que viene pueda haber acabado de manera endémica en algunas regiones. Luego nos enfrentaremos a otros retos como el Long Covid o Covid persistente, que afecta a un 15% de las personas infectadas y que altera mucho la calidad de vida. Eso demuestra que seguirá habiendo durante mucho tiempo una necesidad de inversión en proyectos científicos por parte de las administraciones.  

Temas

Comentarios

Lea También