Más de Cat/ Es/ Món

Cat/ Es/ Món Erupción del Cumbre Vieja

El volcánde La Palma entra en fase explosiva extrema

El aumento de la expulsión de material piroclástico, tras la apertura de unanueva boca eruptiva, obliga a evacuara la población de tres barrios cercanos

EFE

Whatsapp
Espectacular imagen del volcán Cumbre Vieja, ayer en plena actividad explosiva tras la apertura de otra boca. FOTO: FOTO: EFE/Miguel Calero

Espectacular imagen del volcán Cumbre Vieja, ayer en plena actividad explosiva tras la apertura de otra boca. FOTO: FOTO: EFE/Miguel Calero

La dirección del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo Volcánico (Pevolca) evacuó ayer a a la población que aún permanecía en los barrios de Tajuya, Tacande de Arriba y Tacande de Abajo, en La Palma, al aumentar los fenómenos explosivos en el volcán Cumbre Vieja.

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán) confirmó vía Twitter que se ha abierto una nueva boca eruptiva en uno de los flancos del cono activo desde el domingo.

Por ese motivo esos tres barrios, los más cercanos a la erupción fuera del perímetro evacuado en días previos, había recibido una orden de confinar a la población bajo techo. En un mensaje emitido por el 112 de Canarias, el Pevolca explicó que la explosividad de la erupción que comenzó el domingo se ha intensificado, ha aumentado la expulsión de material piroclástico y es cada vez más fuerte la emisión de ceniza.

FOTO: EFE/Miguel Calero

Durante toda la mañana de ayer, se percibieron en en la mayor parte de la isla las explosiones que surgen del volcán y el volumen de emisión de cenizas se intensificó, lo que ha llevado a las aerolíneas que operaran conexiones con La Palma desde otras islas (Binter Canarias y Canaryfly) a suspender sus vuelos temporalmente.

Mientras, durante el día de ayer la colada del volcán que alcanzó el barrio de Todoque redujo su velocidad hasta los 0,4 o 0,5 metros por hora, «prácticamente no se mueve», mientras que la que permanecía parada se reactivó y trasporta restos del cráter tras las explosiones registradas el miércoles.

Esa segunda colada, detalló el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de La Palma (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, avanza a unos 12 metros por hora, aunque ha llegado a picos de 33 metros/hora, y arrastra «pequeños» bloques desgajados del principal centro emisor de los cuatro que siguen activos.

Abundó en que una parte de esa colada «parece que coge una dirección distinta que ahora está bajo estudio, aunque se mueve muy lentamente» y, en principio, «no tiene mayor recorrido por la velocidad que tiene hasta ahora», mientras que la otra discurre por la «autovía» preexistente.

Sobre el río de lava que llegó al barrio de Todoque, en Los Llanos de Aridane, comentó que «sigue su proceso de avance a cotas inferiores», y añadió: «no sabemos si al final legará al mar».

En cuanto a la evolución de la nube de gases que expulsa el volcán, que ha alcanzado los 5.000 metros de altitud, indició que hasta ahora no ha generado problemas en el espacio aéreo y que en el Pevolca están pendientes de la dirección que vaya tomando.

Morcuende informó también de que se están cruzando los datos obtenidos del sistema satelital Copernicus con el catastro y los ayuntamientos de El Paso y Los Llanos para averiguar «la cifra exacta» de viviendas afectadas.

Más de 400 viviendas afectadas

Según la estimación de Copernicus son 425 las edificaciones «absorbidas por la colada», pero en ese recuento, puntualizó el director técnico del Pevolca, se incluyen cuartos de apero o piscinas.

La cifra de personas evacuadas se mantiene invariable, en torno a 5.700 (aquí no se incluyen las de los barrios Tajuya, Tacande de Arriba y Tacande de Abajo, evacuadas ayer), y la de hectáreas afectadas, unas 172, 30 más con respecto al anterior recuento.

Por último, Morcuende indicó que se han reforzado los controles de acceso a las zonas de exclusión ante la constatación de que hay gente que «trata de colarse».

Eso sí, admitió que «hay gente que conoce los vericuetos y senderos» y «no es fácil poner controles en todos los puntos (...) Es casi imposible ponerle puertas al campo», concluyó.

Por otra parte, el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha empezado a recibir las primeras peticiones de indemnización de los afectados por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, un fenómeno que no suele estar cubierto por las aseguradoras porque se considera un evento de fuerza mayor.

Hasta el 22 de septiembre, el Consorcio había recibido las primeras 40 peticiones -de los cientos que previsiblemente están por llegar-, de las cuales 14 se presentaron a través del centro de atención telefónica gratuito del CCS (900 222 665) y otras 26, por internet a través de la página web del CCS ( www.consorseguros.es)

En concreto, estas primeras solicitudes proceden de las localidades de Los Llanos de Aridane y El Paso, y corresponden a 33 viviendas, cinco automóviles, un comercio y una industria, explica el Consorcio.

Todas ellas se han asignado ya a los correspondientes peritos de seguros, que están contactando con los asegurados para programar las visitas a los distintos siniestros e informar a los afectados de los pasos que deben seguir y la documentación que tienen que aportar para agilizar la valoración.

Dado que la erupción continúa activa y que los peritos no han podido acceder a las zonas afectadas, el CCS no puede disponer, de momento, de estimaciones del número de siniestros esperados ni del coste de los daños que pueden ser indemnizables, datos que hará públicos en cuanto tenga la información, dice el organismo.

El Consorcio es un organismo público que se nutre con las aportaciones de las aseguradoras y que se ocupa de cubrir los daños provocados por los llamados «riesgos extraordinarios» que estas no atienden, como embates de mar, terremotos, grandes inundaciones, tempestades ciclónicas o las DANA.

Según explica la web del organismo, el CCS indemnizará los daños a las personas aseguradas, si se produjeran, así como los que afecten a los bienes asegurados, ya sean viviendas o comunidades de propietarios, vehículos, locales de oficina, establecimientos comerciales y de servicios, industrias, obras civiles e infraestructuras, tanto de titularidad pública como privada. También se hará cargo de los daños «inmateriales» que sean consecuencia de la erupción del volcán, como la pérdida de alquileres de propietarios de inmuebles, los gastos de alojamiento derivados de la inhabitabilidad de la vivienda, o la pérdida de ingresos por la paralización de comercios o servicios.

La banca ofrece su ayuda

Las patronales de la banca española AEB, CECA y Unacc y la gestora de activos inmobiliarios Sareb ya han anunciado su intención de ceder a estas personas de forma temporal las viviendas vacías que tengan disponibles en la isla «mientras sea necesario». También contemplan que las entidades financieras a las que representan ofrezcan otras ayudas, como anticipos de indemnizaciones y líneas de financiación preferenciales. La Comisión Europea también ha recordado, a través de su comisario de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, que cuenta con «fondos disponibles» para paliar las consecuencias agrícolas, pesqueras y medioambientales de la erupción del volcán, siempre que el Gobierno español lo pida.

Temas

Comentarios

Lea También