Catalunya Política

ERC y JxCat llegarían casi empatados si las elecciones al Parlament fueran hoy

El 50,5% de los catalanes se posicionan según el CEO en contra de la independencia, el porcentaje más elevado desde hace seis años

C. REINO

Whatsapp
El president de la Generalitat, Quim Torra (JxCat), y el vicepresident Pere Aragonès (ERC). sanchidrián/efe

El president de la Generalitat, Quim Torra (JxCat), y el vicepresident Pere Aragonès (ERC). sanchidrián/efe

El apoyo a la independencia se encuentra en su nivel más bajo desde el inicio del Procés, en 2012. Sin embargo, las fuerzas secesionistas mantienen el tirón y están en disposición de repetir e incluso aumentar la mayoría absoluta lograda en 2017.

Si los comicios se celebraran hoy, ERC sería la fuerza ganadora, aunque por un muy estrecho margen sobre JxCat, que va a más. Según el último sondeo del Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat (CEO), ERC obtendría 33-34 diputados, frente a los 32-33 de los postconvergentes. En febrero, la diferencia entre ambos era de cinco escaños. En estos momentos, JxCat tiene 34 asientos en la cámara catalana, y ERC 32.

En tercera posición quedaría el PSC, que arrebataría a Ciudadanos el liderazgo de las fuerzas contrarias a la independencia. Los sondeos otorgan a los socialistas 24 escaños, y 19 a la formación naranja. En 2017, Cs ganó los comicios. Los comunes obtendrían 10-9 diputados, la CUP y el PP empatarían a 6-7, y Vox podría irrumpir con 3 o 4.

En la actualidad, el independentismo suma 70 parlamentarios (sobre 135), que permitieron la investidura de Quim Torra en mayo de 2018. Según el CEO, los secesionistas podrían avanzar posiciones hasta 71-74 escaños. Es en número de votos, en cambio, donde las fuerzas independentistas muestran un cierto estancamiento, pues se situarían en el umbral del 48%, igual que en las dos autonómicas anteriores.

El independentismo podría repetir gobierno como hasta la fecha, en que JxCat y ERC forman una coalición que fue apoyada en sus inicios desde fuera por la CUP y al final ha contado con el respaldo de los comunes.

El avance en escaños (no en porcentaje de votos) de los independentistas se produciría en un contexto en el que el apoyo a la secesión ha bajado. A la pregunta de si quiere que Catalunya se convierta en un Estado independiente, el 50,5% responde que no, el porcentaje más alto desde 2014. El 42% se decantaría por el sí. Ocho puntos y medio entre una y otra opción no se habían dado nunca desde que la Generalitat de Catalunya plantea esta cuestión en sus sondeos del CEO. Las curvas del sí y el no siempre suben y bajan, y en seis años se han cruzado media docena de veces, lo que refleja un empate eterno.

Este bajón soberanista es también destacado en la pregunta sobre qué debería ser Catalunya. Un 33,9% de la población apuesta por un Estado independiente. Es el porcentaje más bajo desde febrero de 2012. El 29% aboga por que sea una autonomía, muy cerca de cruzarse en la gráfica con la opción secesionista. Un Estado federal lo elige un 23%, y una región de España, un 6,8%.

Temas

Comentarios

Lea También