Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El curso escolar arrancará el 14-S, sin mascarillas y con 5.000 maestros más

La Generalitat invertirá 370 millones de euros extras y garantiza que las clases serán presenciales y «con seguridad»

MARIA BELMEZ

Whatsapp
El conseller de Educació, Josep Bargalló; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, y la consellera de Salut, Alba Vergés. FOTO: ACN

El conseller de Educació, Josep Bargalló; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, y la consellera de Salut, Alba Vergés. FOTO: ACN

Con grupos estables de convivencia (más pequeños que las clases tradicionales), sin mascarillas, con más de 5.000 nuevos profesores y con un plan de transformación digital de la educación. Son algunas de las novedades del curso escolar 2020-21 en Catalunya, que empezará el próximo 14 de septiembre con «absoluta normalidad». Para ello el Govern invertirá 370 millones de euros extras en el sistema educativo. 233 millones de euros se destinarán a contratación de personal, 33 millones a mejorar las necesidades educativas y luchar contra la segregación y otros 103 para iniciar un plan digital. El vicepresidente del Gobierno, Pere Aragonès, garantizó que «en septiembre todos los centros educativos abrirán con normalidad y con seguridad».

Aragonès y los consellers de Educació, Josep Bargalló y de Salut, Alba Vergés, comparecieron ayer conjuntamente para avanzar cómo será el inicio del curso. Aragonès afirmó que aunque el curso se reanudará «con normalidad» será «excepcional» y habrá que abordar la «emergencia educativa». Por ello, el Govern ha planteado esta inversión extraordinaria, la mayor parte de la cual irá a la contratación de personal, no sólo docente, sino de otros perfiles, que deberá negociarse con los sindicatos. Bargalló garantizó que el 23 de julio todos los centros sabrán de qué dotación extra dispondrán y los nuevos profesionales se incorporarán el 1 de septiembre. El conseller anunció que se cubrirán las bajas desde el primer día y en estas entrarán aquellos docentes que sean considerados de riesgo. Las contrataciones serán para todo lo sufragado públicamente, escuelas públicas y concertadas en todo lo que esté dentro del concierto.

La consellera de Salut explicó que con la información de que se disponía en marzo, el cierre de las escuelas era una medida lógica, pero que con el conocimiento que se tiene ahora se sabe que los niños presentan cuadros «muy leves y en la mayor parte de los casos son asintomáticos». Además, son uno de los colectivos que transmite menos el virus. «Es una diferencia muy importante respecto al escenario inicial de la epidemia», añadió. Por ello, insistió en que hay que intensificar los hábitos higiénicos, la capacidad de gestión precoz de los casos que se puedan producir y el trabajo en grupos estables para garantizar la trazabilidad. Esto debe permitir que, en caso de que haya un caso positivo y haya que hacer una cuarentena, la pueda hacer sólo el grupo de aquel positivo y no todo el centro escolar.

Sin límite de alumnos por grupo

Bargalló añadió que estos grupos estables variarán según cada centro. El conseller explicó que a partir de mañana los centros comenzarán a recibir las indicaciones pedagógicas, las acordadas con Salut y que deben pasar por el Procicat y el resultado de las negociaciones con los sindicatos, y fruto de todas estas indicaciones deben organizar estos grupos. En este sentido, afirmó que habrá «más grupos de clase de los tradicionales» y que, a pesar de que un centro tenga el mismo número de alumnado, con la nueva organización «no tendrá las ratios tan elevadas que tenía el año pasado».

Estos grupos estarán formados «siempre por los mismos alumnos y profesorado», que será de al menos dos docentes estables en primaria y cinco en secundaria. Aparte, habrá otros profesores o profesionales, por ejemplo especialistas o veladores, que cuando entren en contacto con los grupos estables sí deberán llevar mascarilla y mantener las distancias.

«Empezaremos el curso con normalidad, todos los alumnos en su centro, de manera presencial cada día», resumió. Sólo «de manera excepcional» algunos centros necesitarán espacios fuera del centro, un escenario diferente de lo previsto hace unos meses. Aseguró que la presencialidad es «indiscutible» en las enseñanzas obligatorias y que en las postobligatorias sí se pueden dar casos en que la organización sea diferente, por ejemplo en determinadas FP, donde se podrían plantear turnos o fórmulas híbridas si el cumplimiento de las medidas necesarias lo requiere.

En cuanto a las guarderías, los niños tendrán «máxima normalidad» pero el profesorado deberá extremar las medidas sanitarias.

Temas

Comentarios

Lea También