Misas por Internet y el evangelio por Whatsapp, la nueva realidad en la iglesia

Varios padres de parroquias catalanas han decidido adaptarse a la normalidad de la pandemia a través de las nuevas tecnologías

ACN

Whatsapp
Imagen de Paul Fecheta padre de las parroquias de Aitona, Seròs, Massalcoreig y la Granja d'Escarp, en el Baix Segre. ACN

Imagen de Paul Fecheta padre de las parroquias de Aitona, Seròs, Massalcoreig y la Granja d'Escarp, en el Baix Segre. ACN

La pandemia ha hecho que la iglesia, como otros sectores, se haya tenido que adaptar a la situación. En Lleida, algunos padres han optado por retransmitir las misas por Internet o grabar fragmentos del evangelio con el móvil y enviarlos por WhatsApp a los feligreses. "Es una manera de hacer llegar el evangelio a personas que no pueden venir a misa o que todavía tienen miedo de asistir", explica el padre del Baix Segre, Paul Fecheta.

El Obispado de Lleida también ha ofrecido cursos para poder hacer reuniones telemáticas e incluso seguir con las catequesis a los niños que este año hacían la primera comunión. Fuensanta García es catequista de la parroquia de Pilar de Lleida y dice que a pesar de que "no ha sido fácil" es "muy gratificante poder seguir adelante".

El rector de la Unitat Pastoral Agermanada (UPA) Pilar-Magdalena, Carles Sanmartín, explica que las parroquias de la diócesis de Lleida se han tenido que readaptar para poder compaginar los actos presenciales con los virtuales. "Ha sido un gran recorrido de aprendizaje", reconoce, y añade que él, como muchos otros, decidieron retransmitir en directo las misas por Internet para llegar a las personas que no pueden ir a las parroquias. Al comienzo, cuando las iglesias estaban cerradas, muchos padres se grababan hacer misa desde casa y la colgaban en Internet, en páginas de Facebook o en Youtube. Ahora, que pueden estar abiertas al 30%, muchos las siguen retransmitiendo.

En la parroquia de Sanmartín utilizan Internet para retransmitir, además de las misas, el espacio de plegaria que hacen cada lunes o las tertulias. "Lo presencial y lo virtual pueden ser un buen matrimonio", asegura. Además, dice, han hecho cursos porque la gente mayor pudiera seguir las actividades por Internet, ya fuera desde el ordenador o desde el móvil. Desde el Obispado de Lleida también se han organizado cursos para enseñar a hacer videoconferencias a los catequistas, por ejemplo.

Fuensanta García es catequista de la parroquia Santa Maria Magdalena de Lleida. "Nos encontramos todos cerrados en casa y no ha sido fácil mantener el contacto con los niños y sus familias", asegura. Es por eso, explica, empezaron con el Skype pero después pasaron a zoom porque permitía que se conectaran más personas a la vez.

"Nuestro padre nos ha hecho cursillos para saber como conectarnos porque hay mucha gente mayor en la parroquia que no domina Internet", reconoce. "Yo no soy una experta, ni tampoco soy joven, y cuando la gente mayor tenemos que aprender a usar programas que no habíamos utilizado nunca, al comienzo costó", dice. "Pero gracias a la paciencia del padre y la perseverancia de todo el mundo, lo hemos conseguido", celebra. "Es muy gratificante poder seguir con las catequesis con los niños, que con el ordenador nos pasan por delante", dice, pero, "las dificultades son retos para superar y no me asusta porque son herramientas que tenemos que aprovechar y que tenemos que seguir utilizando", explica.

Paul Fecheta, es nacido en Rumanía y hace ocho años que está en Lleida. Es padre de las parroquias de Aitona, Seròs, Massalcoreig y la Granja d'Escarp, en el Baix Segre. Cuando empezó la pandemia retransmitía las misas de los sábados por la tarde y las de el domingo por el Facebook de la parroquia de Aitona, mientras estuvieron cerradas del todo. Cuando se empezaron a abrir, decidió grabar cada día el evangelio y un comentario a sus parroquias. Después, con las iglesias abiertas al 30%, ha decidido seguir y hacerlo al menos una vez en la semana y ampliarlo a todas las iglesias de la diócesis.

Cada viernes graba un fragmento del evangelio desde una iglesia de las comarcas de Lleida y después lo cuelga en su Youtube y lo envía por WhatsApp a los grupos que tiene de feligreses. "Es una manera de hacer llegar el evangelio a las personas que no pueden venir a misa o que todavía tienen miedo de participar", explica. Fecheta es consciente que ya hay misas que se retransmitan en la televisión y con más calidad, pero lo que hace él es "diferente" porque "lo puedes ver desde tu pueblo y lo hace tu diócesis". Además, destaca, son vídeos de 10 minutos que son "fáciles de ver" puesto que "no duran el mismo que una misa". Fecheta asegura que está teniendo muy buena acogida y que lo seguirá haciendo "hasta que ya no haya que llevar mascarilla".

El padre del Baix Segre, con 38 años, es el tercero más joven de la diocèsi de Lleida (el año pasado era el más joven) pero aun así reconoce que se hubo "que actualizar un poco" porque "no sabía como hacerlo al comienzo". Ahora, pero, incluso se ha comprado un micrófono para que el sonido sea mejor y no haya reverberación. El último vídeo que ha colgado, el pasado viernes, lo grabó hace dos semanas en Soleràs (Garrigues). El último que ha grabado lo ha hecho en la iglesia de les Borges Blanques, este viernes, y tiene previsto colgarlo y enviarlo a los feligreses el segundo domingo de adviento, el 6 de diciembre

Comentarios

Lea También