Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell acondicionará la sala para lucir su histórica 'maquinilla'

Es una máquina única en Catalunya que servía para sacar a las barcas del mar.

José M. Baselga

Whatsapp
La maquinilla durante su restauración.

La maquinilla durante su restauración.

La sala de la que fue cofradía de pescadores de Calafell mostrará con mayor comodidad y seguridad para los visitantes la conocida como ‘maquinilla’ que usaban los marineros para sacar las barcas del mar hasta la playa.

La Diputació de Tarragona dará una subvención de 50.000 euros que permitirá hacer visitable la zona donde se guarda la histórica pieza. Se colocará un nuevo pavimento de madera y una cubierta de vidrio que facilitará observar cómo funcionaba el artilugio.

La maquinilla fue utilizada entre los años 20 y 50 del pasado siglo. El aparato fue desmontado pieza a pieza para su restauración a cargo del especialista Josep Sánchez junto con su hijo Jordi.

Detalle de la mquinilla de Calafell.

Es una máquina histórica que la Generalitat incluyó en 2008 en el Catàleg del Patrimoni Cultural Català como Bé Singular. Fue la primera de estas características que hubo en Catalunya. 

La compró en 1926 el Gremio de pescadores, antecedente de la cofradía. Antes de la puesta en marcha de este aparato, que estaba en el edificio de los pescadores sobre la playa, eran los marineros quienes sacaban las barcas hasta la arena haciendo girar a mano una especie de polea que exigía una gran fuerza física de varios hombres y mujeres.

El torno para sacar las barcas del agua.

Durante décadas los pescadores de Calafell han conservado su maquinilla como un símbolo. Hasta que lograron su restauración y han podido volverla a ver en funcionamiento como exhibición. El aprecio de muchos vecinos del núcleo de la playa hacia la máquina ha permitido su conservación.

Primero funcionó con mecanismo a base de gasolina y agua, pero a partir de los años 50 fue remplazado por otro sistema eléctrico. La máquina sigue en el edificio de la histórica cofradía, habilitada como museo sobre el pasado marinero de la que fue una de las playas de la costa catalana con mayor número de barcas de pesca.

En ese museo destaca también una gran maqueta de cómo era el frente litoral de Calafell hace décadas, cuando sólo había pequeñas casas de pescadores y las barcas sobre la arena. 

Según explican en el Ayuntamiento de Calafell, la maquinilla «es el último dispositivo para arrastrar las barcas que queda en toda la costa catalana». En toda Europa sólo que da activo otro motor como el de la maquinilla, un Gardner 4AF de fabricación británica.

Temas

Comentarios

Lea También