Más de Costa

Vandellòs impulsa un proyecto para proteger cinco parejas de águilas

Hoy sábado se liberan palomas y dentro de un mes conejos para garantizar la cadena alimentaria de estas rapaces

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de una de las águilas perdiceras de Vandellòs. FOTO: Cedida

Imagen de una de las águilas perdiceras de Vandellòs. FOTO: Cedida

Vandellòs está dispuesto a proteger una de las especies más amenazadas de Catalunya, el águila perdicera. En la parte montañosa del término, con unas 9.000 hectáreas de bosque y zonas de cultivo abandonadas, viven cinco parejas de esta especie (Aquila fasciata) y para que éstas puedan sobrevivir en el territorio necesitan que el hábitat de estas montañas agrestes e inaccesibles recupere parte de la fauna que sirve para su dieta.

En septiembre del año pasado, la Societat de Caçadors Sant Isidre de Vandellòs y el Gepec plantearon al Ayuntamiento un proyecto medioambiental que permitiría la sostenibilidad de estas rapaces y el aumento de la biodiversidad de la fauna a medio plazo en esta parte del término municipal. Ello permitiría que las parejas de águilas pudieran tener descendencia y en el futuro, si hubiera exceso de conejos, perdices o palomas, poder incluso llevar a cabo prácticas cinegéticas en este territorio agreste sin que ello alterara la supervivencia de las águilas.

Respeto por el territorio

El presidente de la Societat de Caçadors, Octavi Moix, tiene claro que «los que somos de aquí (Vandellòs y alrededores) amamos el territorio y somos los primeros interesados en que éste perdure con su biodiversidad». La entidad que él preside, junto a los ecologistas del Gepec, idearon una propuesta para garantizar el ecosistema de esta zona montañosa del municipio.

Imagen del cercado construido estas semanas atrás. FOTO: Societat de Caçadors Sant Isidre

Por diferentes factores, este territorio rico en conejos, palomas, perdices..., pero ha ido reduciendo el número de ejemplares poniendo en riesgo que las águilas tengan alimento suficiente para ellas y sus crías. Este riesgo pone en jaque la colonia que hay en la localidad, la más importante de Catalunya, porque pueden marcharse del lugar o bien terminar muriendo por falta de alimento.

Para Frederic Escoda, concejal de Medi Ambient y vecino de Vandellòs, «intuimos que parte de la culpa de la pérdida de estos conejos y perdices es la presencia de manadas de jabalíes que arrasan con todo. Y ello impide por una parte de que estas especies encuentren comida y las águilas avisten a sus presas». Octavi Moix señala que las perdices que se han visto últimamente son una docena aproximadamente repartidas en tres grupos, pero que hay riesgo de que desaparezcan, rompiendo la cadena alimentaria.

Palomar para crear una colonia en las montañas de Vandellòs. FOTO: Societat de Caçadors Sant Isidre

Ante el miedo de que ello ocurra y el territorio se quede sin águilas, perdices, conejos, entre otros animales, se activó el proyecto con el fin de aumentar las colonias y consolidar la biodiversidad.

Cultivar, construir, respetar

El objetivo del proyecto, que empieza a materializarse este sábado al mediodía, cuenta con un importe de 54.000 euros, el 70% financiado por la Generalitat y el resto por el consistorio. Antes de la liberación de palomas y el mes que viene de conejos, se han creado ciertas infraestructuras para poder garantizar el equilibrio de todas las partes.

La primera acción ha sido recuperar terrenos agrícolas. En dos parcelas de más de una hectárea de superficie se plantan semillas para que haya sustento para los futuros conejos. Los campos están vallados con el fin de controlar los conejos e impedir la presencia de jabalíes y de enfermedades. Así, estos podrán reproducirse y ser parte de la dieta de las águilas. 

Se han vallado terrenos y se han replantado para que crezca alimento para herbívoros. FOTO: Societat de Caçadors Sant Isidre

También se ha construido un palomar en una antigua caseta de piedra para que sea otra de las especies que pueda crecer en la zona. Las parejas que se introducen ahora tienen la finalidad de criar y ampliar la especie. Finalmente, las perdices también formarán parte de esta cadena trófica. Todo este esfuerzo servirá para garantizar la comida de las águilas, objetivo final de este proyecto. 

Además de los campos vallados, el palomar y la liberación de las aves, el proyecto contempla recuperar una fuente, ya que en la zona hay escasez de agua. Esta fuente ayudará a la superviviencia de las especies que cohabiten en estas montañas.

«El proyecto está pensado a largo plazo para garantizar la colonia de las águilas y poder recuperar la biodiversidad de una de las zonas más singulares de nuestro municipio», concluye Moix.

Temas

Comentarios

Lea También