Más de Costa

Vila-seca pone en marcha el plan de ocupación más amplio: 42 personas

La oferta laboral es diversificada y con recursos propios. El objetivo es intentar reducir el paro motivado por la Covid

Jordi Cabré

Whatsapp
Alba Mariné

Alba Mariné

Jesús y Diana son dos de las 42 personas que ayer empezaron un nuevo plan de ocupación en Vila-seca, que desde 2012 gestiona y organiza con recursos propios. Jesús y Diana son dos personas afectadas por la crisis que ha acompañado la pandemia de la Covid-19, dos vecinos que ayer sonreían al poder trabajar de nuevo y ganarse un sueldo para aportar a sus familias. 

«Tengo 47 años y llevo 12 en paro, aunque he ido haciendo cosas en el sector agrícola. Poder volver a trabajar, aunque sean unos pocos meses, y ganar dinero es una bendición», explica este vecino del barrio de La Plana que tiene 47 años y 18 de ellos residiendo en la ciudad.

Diana también estaba feliz. Será agente cívico en la ciudad y podrá salir del paro en el que está desde hace medio año. «Trabajaba en una tienda y con la pandemia reducieron plantilla y yo me quedé fuera», explica esta vecina de 38 años. Tanto ella como Jesús tienen hijos y son conscientes de la necesidad de aportar un sueldo para poder resistir la crisis de la pandemia. 

31 mujeres y 11 hombres

Jesús y Diana son dos ejemplos de la crisis económica que comporta la lucha contra la pandemia. En Vila-seca, dentro de las medidas para combatirla, está la puesta en marcha de planes de ocupación. Su organización no es fácil, puesto que además de contar con el presupuesto para coger al máximo número de candidados, «hay que ser responsable, tener coordinadores y demostrar que esta oferta es en beneficio de todos», explicó el alcalde Pere Segura en el acto de presentación en el Auditori Josep Carreras.   

El plan de ocupación que ayer arrancaba de forma oficial en la ciudad posiblemente tendrá continuidad con otro antes de finalizar el año. Segura admitía que la posibilidad existe, pero antes de planificarlo hay que gestionar el actual y ver la capacidad económica y de personal para ponerlo en marcha.

A diferencia de los que se han ido ejecutando desde hace casi una década, el de este 2021 (aunque se empezó a configurar en el segundo semestre de 2020) es el que ofrece más contratos por convocatoria de la historia con 42 plazas. Los trabajadores realizarán tareas de mantenimiento (albañilería, jardinería, pintura...), pero también hay refuerzos con conocimientos digitales, apoyo en la distribución de alimentos para las personas vulnerables y agentes cívicos, que deben velar por el cumplimiento de las normas de seguridad sanitaria del Procicat.

Aunque es anecdótico, el plan de ocupación tiene tres veces más mujeres que hombres (31 a 11), aunque en función de la especialidad predomina un sexo u otro. 

El paro ‘engañoso’

La convocatoria y selección de los vecinos que ocuparán las plazas de este plan forma parte de la estrategia de ciudad para reducir el paro y en el caso excepcional de este año y el anterior, poder ayudar a las familas más vulnerables que se han visto afectadas por las consecuencias de la Covid.

Los datos oficiales que ofrece el Observatori del Treball i Model Productiu de la Generalitat señala que el número de personas en paro en el mes de marzo es de 1.614, 67 personas menos que el mes de febrero. La cifra en 2020 era de 1.496 personas justo antes de entrar en Estado de Alarma, según datos publicados en el Institut d’Estadística de Catalunya.
Las cifras del paro, pero, no incluyen a las personas que están en ERTE y que a día de hoy subsisten con una ayuda, pero que no están activas. 

Además de Pere Segura, estuvieron en la presentación los concejales de Acció Social, Lucia Teruel, y el de Serveis Generals, Seguretat i Civisme, Josep Toquero. Ambos remarcaron a los nuevos trabajadores que este plan «es una gran oportunidad» y que «el compromiso adquirido por el consistorio para mantener los planes debe ser correspondido».

Temas

Comentarios

Lea También