Cultura Literatura

Diego Moreno: «Ali Smith trata al lector como una persona inteligente y le invita a jugar»

El editor de Nórdica Libros reflexiona sobre el éxito del cuarteto estacional de la autora escocesa, considerada por algunos la Virginia Woolf de nuestro tiempo. 

Gloria Aznar

Whatsapp
Diego Moreno, editor de Nórdica Libros. Foto: Nórdica Libros/cedida

Diego Moreno, editor de Nórdica Libros. Foto: Nórdica Libros/cedida

Elisabeth observa los cambios de su entorno tras un verano convulso, en la Inglaterra inmediatamente posterior al Brexit. Los gobiernos decepcionan y las opiniones se polarizan, también en las familias y entre los amigos. Este es el inicio de Otoño, el primero de los títulos del cuarteto estacional, de la escocesa Ali Smith, una de las escritoras actuales más importantes en lengua inglesa. A él le siguen Invierno, Primavera y Verano, publicados en castellano por Nórdica Libros y traducidos por Magdalena Palmer y en catalán por Raig Verd, con traducción de Dolors Udina. Cuatro novelas que tienen como hilo conductor la salida del Reino Unido de la Unión Europea, aunque un fondo mucho más profundo, el de las complejas relaciones humanas. Y a pesar de que funcionan de forma autónoma, Diego Moreno, editor de Nórdica Libros, recomienda leerlos en su estación correspondiente, por lo que los más rezagados pueden comenzar justamente ahora, en otoño. Moreno habla para el 'Diari' sobre el fenómeno Smith y algunas de las claves de su éxito entre los lectores.

¿A qué se debe el fenómeno Ali Smith?
La idea original de escribir libros que reflejasen en tiempo real lo que estaba ocurriendo en la sociedad inglesa, pero también en el mundo, ya era algo atractivo. Después llegó el Brexit y este cuarteto es el que mejor analiza, posiblemente, la ruptura social que originó la salida del Reino Unido de la Unión Europea. De manera que en el Reino Unido supuso una auténtica revolución porque alguien estaba contando lo que pasaba en las calles, en las familias y entre amigos en el momento en que acontecía.

El Brexit como hilo conductor.
Está de fondo en todos los libros, pero en realidad, para mí no es el tema principal, sino las relaciones personales y familiares. La historia y lo que pasa en el mundo. Sí que es cierto que es un libro sobre el Brexit y sobre las cosas que pasan con el Brexit, pero a mí lo que me gusta es que se leerán dentro de unos años y a los lectores que no sepan lo que es el Brexit les seguirá llegando.

Divisiones personales y de territorios.
Trata muy bien cómo son las relaciones intrafamiliares, más allá del contexto actual. Entre padres e hijos o entre hermanas que en alguno de los volúmenes han tenido diferentes puntos de vista políticos, diferentes maneras de entender el activismo. Es decir, aborda tantos temas reales, los que realmente nos llegan a las personas, que interesan independientemente del país en el que vivas, de que te toque o no la época del Brexit, de que sepas quién es Boris Johnson, en el último libro, Verano, o quién es Trump.

'El primer ministro inglés, desaliñado a conciencia', escribe Ali.
Sí, pero más allá de esos guiños, también habla de los inmigrantes, por ejemplo, de cómo se tratan y esto es un fenómeno de largo recorrido, por desgracia. Son libros que han tenido tanto éxito porque nos llegan a todos. Ahora se ha publicado en Argentina y está gustando muchísimo y el contexto europeo y el argentino son totalmente diferentes. Y está teniendo lectores en todo el mundo que se ven reflejados de alguna manera en algunos de los personajes de Ali Smith. De hecho, en la contra utilizamos una cita de Rebecca Makkai en la que dice que son los libros que en los próximos años se leerán como literatura definitoria, de una era indefinible y desconcertante.

Como editor, ¿qué supone que se hayan escrito en tiempo real?
Cuando contratamos los libros tomamos una decisión que era compleja para una editorial pequeña. La de publicar cada uno en la estación correspondiente, por lo que empezamos en otoño del año pasado y hemos terminado a finales de verano de este año. Es decir, en un año hemos cumplido el ciclo completo. En este sentido, Magdalena Palmer, la traductora, que es excelente, ha hecho un trabajo encomiable de leer y traducir. Prácticamente cuando terminaba uno se ponía con el siguiente. Es importante leer los libros en la estación en que Ali lo ha pensado. Sí que es verdad que son un poco una excusa, pero como hay una parte temporal, el clima de fondo se capta mejor.

¿Y si se leen de forma desordenada?
No pasa nada porque no hay continuidad en la trama, las historias son totalmente diferentes. Pero en ese caso yo recomiendo siempre terminar por Verano porque tiene un elemento de cierre de ciclo en el que aparecen personajes de libros anteriores. 

En 'Verano' ella utiliza el 'Cuento de invierno' de Shakespeare.
Sí. Shakespeare es el único escritor que está presente en todos los libros y en cada uno hay una referencia a una de sus obras. Igual que hay un guiño a un artista que posiblemente se conozca poco. Y en alguna de las novelas juega con el salto temporal, de un libro que te esperas que sea de invierno, de pronto te lo sitúa en verano.

En 'Verano' también presenta a un Einstein rollizo, los incendios de Australia y la pandemia.
Sí. En Verano interviene el cambio climático, que no estaba en los anteriores. Es el libro en que se hace más referencia a él. Y la pandemia tampoco había salido hasta ahora. Son temas que cuando Ali escribía estaban sucediendo.

¿Siempre vuelve al pasaso?
Es algo continuo. Quizás en el último hay un salto temporal mayor. Pero se dan continuos saltos en el tiempo para tratar cosas del pasado más o menos recientes de Europa y del Reino Unido que a ella le interesan.

¿Con 'Verano' finaliza?
No hay continuación posible. Es un juego que ella quiso hacer, que su editor británico lo compró y todos los demás lo hemos seguido, encantados. Es una escritora que no es complaciente con el lector, a quien trata como un adulto, como una persona inteligente, igual que al editor. Anima al lector a meterse en su juego literario, que es un juego de calado. Ya desde el inicio de cada libro, lo está llamando a sentir cosas y eso está muy bien. Hay que entrar en su mundo y, afortunadamente, somos muchos los lectores que hemos querido hacerlo.

Temas

  • literatura
  • Nórdica Libros
  • Ali Smith
  • Otoño
  • Invierno
  • Primavera
  • Verano
  • Diego Moreno
  • narrativa
  • Brexit
  • Reino Unido
  • cambio climático
  • coronavirus
  • Shakespeare

Comentarios

Lea También