Deportes Fútbol

La UE Valls planta cara pero cae ante el poderío del Terrassa

Fútbol. Los de Joan Pallarès jugaron un partido serio y correcto, aunque se vieron superados en ambas áreas

Alex Saltó

Whatsapp
Sergi Gestí esconde el balón ante la presión de un jugador del Terrassa. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Sergi Gestí esconde el balón ante la presión de un jugador del Terrassa. FOTO: FABIÁN ACIDRES

No se puede decir que fuera un debut decepcionante o insuficiente el de la UE Valls en la Tercera División. Fue un estreno en el que demostró estar preparado para el reto, en el que plantó cara a uno de los mejores equipos de la categoría y en el que, simplemente, el rival estuvo por encima. El Terrassa visitó El Vilar y se llevó los tres puntos a su casa gracias a la pólvora que demostró en los últimos metros, los decisivos. Dos despistes del Valls, dos goles en contra y derrota (0-2).

Los primeros minutos de partido fueron una pequeña cata de lo que es la Tercera División. Un ejercicio constante de concentración en el que cualquier despiste se puede convertir en un gol en contra. El balón directo es predominante, y las segunda jugadas, definitivas. Las grandes disputas las protagonizaron los centrales y delanteros. En cada balón largo, la guerra estaba servida, y era clave la llegada de los jugadores de mediocampo para encontrar el método más fugaz de crear peligro.

La primera ocasión clara llegó en el 17’. Un disparo de falta de Josu complicó a Agüera, el rechace lo aprovechó Mico, que disparó a bocajarro, pero el balón impactó en un jugador del Valls. El equipo local no pondría el miedo en el cuerpo de los jugadores egarenses hasta el 25’, en un centro envenenado de Riki que estuvo a punto de colarse por la portería de Ortega.

Demostraron contundencia y solidez los dos centrales vallenses. El capitán Èric Martí y Arnau Miró aprobaron con nota el test que al que le sometió Arranz, y el punta del Terrassa no se encontró cómodo en ningún momento de la primera parte. Sí consiguió zafarsede su marca en un momento, a la media hora, cuando remató un centro lateral con timidez, sin poner en problemas a Agüera.

Sin embargo, el Terrassa fue clínico. Presionó y encerró a Riki en la banda derecha, obligándole a regalar el balón. Entonces, apareció la calidad de los atacantes egarenses. Conectó Arranz con Josu, que de primeras dejó a Jaume solo y éste definió a las mil maravillas de volea (0-1).

El gol en contra entumeció durante unos minutos al Valls, que se había sentido con cierta comodidad en el verde y contaba con llegar al descanso con empate.

El Terrassa, contrariamente, creció sobre el césped, tratando de aprovechar el momento para golpear por dos. Lo logró. Salva arrancó un contraataque que cogió desprevenido a los jugadores del Valls. De nuevo, Arranz y Jaume fueron protagonistas. El extremo en este caso no anotó, pero asistió con un gran centro que el mismo Salva remató de cabeza a placer, sin nada que pudiese hacer Agüera.

En cuestión de cinco minutos, los de Joan Pallarès veían como el partido se ponía muy cuesta arriba. El Terrassa había hecho gala de su potencial, y el golpe había sido muy duro (0-2).

Sergi Gestí fue el más atrevido de los vallenses. Atacando espacios desde el flanco zurdo, estuvo sacrificado en defensa e incisivo en ataque. Cuando pudo encarar a su par, lo hizo con confianza y creó peligro. En la última jugada de la primera parte, esta vez buscándose la vida por la banda derecha, estuvo a punto de empatar. Encaró prácticamente sin ángulo al portero del Terrassa, que repeló su regate con una mano salvadora que envió el partido al intermedio con el 0-2 aún en el marcador.

Salió punzante el equipo de Joan Pallarès tras el descanso. A los tres minutos del segundo tiempo, Xavi Fabra estuvo a punto de recortar distancias, con un remate desde dentro del área que cuando ya había superado al portero se topó con Mico, que lo rechazó bajo palos. Pasó a dominar más la posesión el Valls, pero las ocasiones no llegaban. En cambio, el Terrassa, más conservador, daba sensación de peligro cada vez que se desplegaba en campo abierto tras las pérdidas locales.

Los minutos se fueron consumiendo poco a poco, mientras el Valls se sintió incapaz de sorprender un Terrassa muy práctico, que no sufrió por la victoria. En el 89’, la suerte acabó derruyendo a los de Pallarès. Agüera, tras un mal control y la presión de los jugadores del Tortosa, introdujo el balón a su propia portería, poniendo el 0-3 definitivo en el marcador.

Sin tiempo para lamentaciones, la UE Valls buscará la primera victoria el próximo domingo en Castelldefels.

Temas

Comentarios

Lea También