Más de Deportes

Marc Torra, el genio que no caduca

HOCKEY. El delantero de Tordera ganó la Champions con el Reus en 2017, aunque este fin de semana se medirá a los rojinegros como pieza clave del Oliveirense. La Final Four de la Liga Europea, en juego

Marc Libiano

Whatsapp
Marc Torra, el genio que no caduca

Marc Torra, el genio que no caduca

La Champions es un lugar de culto para Marc Torra i Sayó (Tordera, 1986), el único actor en activo que la ha conquistado con tres equipos distintos; Barça, Benfica y Reus. Su trayecto resulta tan amplio como asombroso, ha tejido una carrera envidiable, arropada en su espléndida calidad técnica y en un carácter terriblemente ganador. Los que han convivido con Torra conocen su competitividad, no le gusta perder ni en las timbas de los entrenamientos. 

A los 36 años mantiene el estatus y la condición de estrella hockística. Lo hace en el Oliveirense, una de las entidades más ricas del planeta en la actualidad. Allí recaló en 2018, justo cuando decidió salir del Reus.

Su paso por la calle Gaudí resultó tan breve como eficaz. Se convirtió en la adquisición franquicia de aquel Reus que campeonó en el viejo continente en la 2016-17, con Pedro Henriques bajo el arco, el joven Àlex Rodríguez, Casanovas, Marín, Platero, Salvat y Torné. En la primera aventura de aquella plantilla, dirigida por Enrico Mariotti, cayó la Copa de Europa en Lleida y Torra acaparó parte de los elogios porque sus exquisiteces en la pista no defraudaron. 

El atacante completó otro curso más vestido de rojinegro, en el que disputó otra Final Four, ya bajo la tutela de Jordi Garcia y sin la aportación de Platero y Pedro Henriques, que emigraron a Portugal justo después de levantar la Liga Europea. 

Delantero de recursos creativos ilimitados, Marc Torra hace sostenible cualquier inversión en una entrada para verle actuar. Es un fiel escudero del espectáculo. Desde que debutó con 15 años en el primer plantel del Tordera, ha levantado la admiración de los hinchas con su juego depurado y concreto. Se trata de un defensor del arte, capaz de cualquier maniobra con un stick y una pelota.

El destino y el caprichoso sorteo han emparejado a Reus y Oliveirense en el grupo B de la fase previa de la Liga Europea, que se va a celebrar este fin de semana en Luso, Portugal, a puerta cerrada y en formato liguilla a un partido. 

Las consecuencias de la pandemia han obligado a recomponer la máxima competición continental y simplificarla. Junto a Reus y Oliveirense se encuentra otro miura europeo, el Sporting de Lisboa de Platero y Pedro Gil. Solo el primero irá a la final a cuatro.

En Luso, Torra experimentará un reencuentro pinero con el Reus desde que se marchó hace tres años. «Me acuerdo mucho de mi paso por Reus, sobre todo de los lazos que cree con la ciudad. Creo que conecté bien con la gente y les guardo mucho cariño», desvela el jugador.

El ADN rojinegro
Torra no se fía de la teórica inferioridad del Reus, al que guarda un gran respeto, sobre todo porque conoce el peso de su camiseta. «Con Jordi Garcia disponen de ese ADN especial que caracteriza al Reus y que le hace tan peligroso. Se han reinventado con otros jugadores desde que yo me marché y nos pueden complicar. Creo que a nosotros y a cualquier equipo». La ausencia de Marín, por lesión, «les va a restar talento individual y gol, claro que lo pueden acusar, pero por otro lado estarán más organizados y jugadores como Romà, Àlex o Julià están en un gran momento», añade el delantero de Tordera.

Gran parte de las opciones de Final Four para el Oliveirense pasan por el stick diferencial y mágico de Marc Torra, un atacante distinto que se sostiene vigente gracias a la pasión que siempre le ha dedicado al hockey patines y su rigurosa preparación en el día a día. Es el genio que no caduca.

Temas

Comentarios

Lea También