Más de Economía

El mercado de vehículos, en caída

Las ventas se vieron afectadas el año pasado por la crisis económica derivada de la pandemia, tanto en los coches nuevos como de segunda mano

JOAN MORALES

Whatsapp
El mercado de vehículos, en caída

El mercado de vehículos, en caída

Los concesionarios de automoción de Catalunya perdieron el 25,2% de su negocio en 2020 fruto de la crisis sanitaria y económica, según los datos que maneja Faconauto, la patronal que integra las asociaciones de concesionarios de coches de España.
 En concreto, el sector de la distribución oficial catalán cerró el pasado ejercicio con una facturación del 5.342 millones de euros, frente a los 7.140 del año anterior. De los 344 concesionarios oficiales que operaban en la región en 2019 se pasó a 289 en el 2020 y dieron empleo a 23.430 personas. 

Esta cifra de la pérdida del 25% del negocio de los concesionarios de automoción coincide con la de vehículos matriculados en 2020 que se conoció a principios de este año y que, en el caso de la provincia de Tarragona, estaba en un descenso del 24,83%. En concreto, nuestra provincia cerró 2020 con 11.629 vehículos matriculados menos (turismos y todo terrenos), frente a las 15.471 unidades matriculadas en 2019.

La caída de las matriculaciones en la demarcación fue la menor por provincias catalanas, ya que Girona registró un -30,84%, Barcelona, un -28,91% y Lleida, un -28,56%.
En Tarragona se matricularon el año pasado 8.575 vehículos particulares y 3.012 de empresas y 42 unidades para empresas de alquiler.

En cuanto a las áreas de negocio, la que más sufrió la caída de ventas a nivel de Catalunya fue la de vehículo usado, con una caída en su facturación del 33,6% con 948 millones de euros. 

En concreto en la provincia de Tarragona, la transferencia de vehículos usados se situó en 2020 en 2.150, un 27,78% menos que el año anterior.

A nivel nacional, los concesionarios perdieron el 19% de su negocio el pasado año. El sector de la distribución oficial cerró 2020 con una facturación del 35.895 millones de euros, mientras que en 2019 lo hizo con 44.207. Estos datos fueron presentados el pasado lunes por la patronal de los concesionarios, Faconauto, en un encuentro con la prensa previo a la celebración de su Congreso & Expo, que tuvo lugar esta semana.
Por áreas de negocio, la que más sufrió fue la de vehículo nuevo, con una caída en su facturación del 19,8%, seguida de la posventa (-18,8%), mientras que el negocio del vehículo usado cayó un 14,7%.

A nivel nacional, los concesionarios perdieron el 19% de su negocio durante 2020

Con estas cifras, la rentabilidad media de las redes oficiales de cocesionarios de coches fue del 1,2% sobre su facturación, aunque 49% de los concesionarios se habrían quedado el año pasado con una rentabilidad media inferior al 0,5%.

Félix Nicolás, gerente de los concesionarios Tarraco Center, admite al Diari que «si no recibimos ayudas por parte del Gobierno al sector del automóvil, pasaremos un primer trimestre bastante complicado. A partir de mayo o junio la cosa podría empezar a mejorar y esperamos que durante la segunda mitad del año ya estemos bien. Pero, insisto, siempre que el Gobierno ponga en marcha ayudas al sector». No obstante, Nicolás no cree que, en el mejor de los casos, durante este año se superen los 900.000 coches nuevos matriculados en toda España.

Optimismo

Por su parte, el presidente de la Asociación de Concesionarios Peugeot en toda España, Santi Oliva, apuesta por mostrar una visión optimisa de la situación. Por eso, y a pesar del descenso de de ventas tanto de coches nuevos como de segunda mano, «y viendo cómo está la situación, nos consideramos un sector privilegiado, tanto del vehículo nuevo como del usado. Estas cifras que hablan de un descenso tiene un valor más periodístico que real».

Oliva también explica que «el comportamiento es similar entre los dos mercados (nuevo y segunda mano), a pesar de que el de segunda mano ha evolucionado un poco mejor en los últimos dos años, muy lentamente. Pero no existe una gran diferencia entre los dos mercados».

Uno de los motivos podríamos encontrarlo en que el perfil de comprador de coche nuevo o de segunda mano cada vez se diferencia menos. «Antes estaban muy diferenciados los perfiles, pero ahora la movilidad de ofertas permite que haya movilidad del nuevo al usado o al revés. Antes se pensaba que quien se compraba un coche de segunda mano era porque no se podía comprar uno nuevo, ahora no».

Inversión en futuro

Para el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, «pese al fuerte impacto que ha tenido la pandemia y la crisis económica, los concesionarios hemos sido capaces de mantener la rentabilidad positiva de nuestros negocios, aunque con un margen muy estrecho, raquítico. Esto ya augura que el primer semestre de este año será muy complicado, y nuestra viabilidad pasa por reactivar la demanda y el consumo. De lo que pase hasta junio dependerá, en gran medida, el que esta crisis coyuntural no se convierta en estructural y el que los concesionarios podamos seguir invirtiendo en futuro: en la transición ecológica y digital en la que está inmerso el sector».

Por lo que respecta a los vehículos de segunda mano, Ignacio de Ben ito, presidente del consejo de administración de niw.es (plataforma digital para la compra de coches de menos de cinco años de concesionario impulsada por Faconauto), comenta que «arrancamos el año con un retroceso en las cifras de vehículos de ocasión, explicable por el contexto, si bien el interés de los compradores vuelve a estar en los coches jóvenes, en este caso de 1 a 3 años, que se afianzan como los más competitivos de este segmento. Esta nueva fotografía sigue mostrando cómo los usados son el refugio para los compradores que ven menos atractivo el nuevo, dadas las novedades fiscales y, sobre todo, gracias al esfuerzo realizado desde la red de distribución oficial».

La peor caída en siete años

Las cifras de matriculaciones de coches en España durante el año pasado representan un socavón sin paliativos en el mercado de la automoción español. Durante 2020 se vendieron 851.211 unidades, un dato que el mercado español no veía desde hacía más de siete años. Entonces se matricuularon unos 722.000 vehículos. Desde aquel nefasto 2013, la recuperación fue paulatina hasta que en 2018 se superaron  los 1,3 millones de ventas. Ya en 2019 comenzaron a descender hasta los 1,2 millones. Y la puntilla ha lleado con la puntilla del coronavirus.

Sólo el pasado mes de diciembre consiguió mejorar los datos del mismo mes del año anterior, al registrar 105.841 matriculaciones, prácticamente las mismas en términos interanuales, gracias al impulso de las ventas a los particulares características de las últimas semanas del año para aprovechar el estoc de los concesionarios. El canal de particulares y de empresa logró un crecimiento en el mes de diciembre, con un 3,5% y el 18,1% más, en comparación con el mismo mes del año anterior, aunque esta subida no impidió que el año cerrase en ambos canales con retrocesos.

Temas

Comentarios

Lea También