Más de Economía

El reciclaje y la economía circular del plástico comienza en casa

El Salon Equiplast presenta en la Fira de Barcelona Reciplast, una planta de reciclaje a escala para demostrar que sistemas fiables de recuperación de los plásticos

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Reciplast muestra la capacidad del sector para una economia circular sostenible  FOTO: FIRA DE BARCELONA

Reciplast muestra la capacidad del sector para una economia circular sostenible FOTO: FIRA DE BARCELONA

El plástico es y seguirá siendo un material imprescindible para el desarrollo económico y social. Un papel fundamental que obliga a la industria del sector a apostar aún más decididamente por el reciclado y la economía circular, por el bien del planeta. En este sentido, el salón Equiplast, que se celebra en el pabellón 3 del recinto de Gran Via de la Fira de Barcelona desde ayer y hasta el viernes junto con Expoquimia y Eurosurfas, recrea por primera vez una planta de reciclado a escala, la Reciplast. La iniciativa, que cuenta con la participación de todos los expositores del salón, demuestras que actualmente ya existen sistemas fiables de recuperación de los plásticos para su reutilización.

Un sistema que comienza con la separación del metal. Paso importante y que todos, desde nuestras casas, podemos facilitar. Ya no es solo el reciclar, sino que es hacerlo bien para poder ayudar a que el ciclo sea mayor. Cuanto más material se recupere menos necesidad habrá de ‘extraerlo’ de los recursos del planeta.

Después de limpiar los restos metálicos del plástico, éste se tritura (en polvo o escamas) y se guarda en grandes bolsas. El proceso lleva a ese plástico desmenuzado a la principal máquina de reciclaje, la extrusora granuladora, que funde el plástico y lo convierte en nuevas piezas listas para ser reutilizadas. Para ello funde las piezas, las convierte en hilos que luego corta en pequeñas lentejas y enfría, a través de un sistema de refrigeración, para poder obtener de nuevo los clásicos granos de plástico con el que se fabrica la mayor parte de componentes de este material.

Reciplast no se queda ahí, sino que muestra el resto del proceso. Cómo ese plástico vuelve a servir para la fabricación de nuevas piezas. Como las que se pueden ver en la exposición Rethinking Plastics, de productos hechos con plástico 100% reciclado, procedente de fuentes renovables y biodegradables. Palas de playa, vasos, platos y ‘pilones’ que separan los carriles bici son algunos de los ejemplos que ofrece la muestra.

Como explica el presidente de Equiplast, Bernd Roegele, «la falta de información está haciendo mucho daño al sector del plástico porque hay que diferenciar entre el uso y el abuso. El plástico forma parte de nuestras vidas, salvándolas incluso como se ha demostrado durante la pandemia, y cada vez existen más aplicaciones que nos harán la vida más fácil». Roegele ha hecho un llamamiento a la Administración y a la sociedad: «Nosotros hemos de potenciar el reciclado y los Gobiernos han de educar y concienciar a la población porque las bolsas de plástico no van solas al mar».

Temas

Comentarios

Lea También