Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Economía Consejo de Ministros

Los envases de plástico de un solo uso tendrán un impuesto

A partir de 2023 quedará prohida su distribución gratuita y se cobrará cada uno de los productos

EFE

Whatsapp
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ayer. FOTO: EFE

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ayer. FOTO: EFE

Los envases de plástico de un solo uso serán gravados fiscalmente, anunció ayer la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras aprobar el Gobierno el arranque de una norma que limitará esos productos y cuyo texto endurece el régimen sancionador en tema de residuos.

El Consejo de Ministros dio ayer luz verde al anteproyecto de ley de Residuos y Suelos Contaminados que incluye el reto de poner coto a los plásticos de un solo uso, la Estrategia Española de Economía Circular para recortar el 15 % la generación de residuos en 2030 y un real decreto que mejora el control de traslados de los residuos.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera explicó los detalles de esta nueva norma en cuyo texto se incluye que, para los recipientes de plástico de un solo uso, el tipo impositivo del nuevo impuesto indirecto será de 0,45 euros por kilogramo de envase, una medida con la que se estima una recaudación de cerca de 724 millones.

En este punto, la ministra resaltó que en España, el nivel de presión fiscal asociado al medio ambiente está «significativamente por debajo», lejos del entorno del 2,5 % del PIB, y por tanto, la tributación propuesta en el anteproyecto de ley «puede ser una buena opción».

Entre los productos de plástico de un solo uso sujetos a reducción están los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones y los recipientes para alimentos, cajas, con o sin tapa, destinados al consumo inmediato, in situ o para llevar y, que se suelen consumir en el propio recipiente. Para estos productos, Ribera avanzó que se ha de conseguir en 2026 una reducción del 50 % en su comercialización y en 2030 del 70 %, ambos con respecto a 2022.

A partir de 2023, quedará prohibida su distribución gratuita cobrando un precio por cada uno de los productos de plástico entregados al consumidor, diferenciándolo en el ticket de venta.

La ministra destacó la relevancia de este paquete de medidas para una recuperación económica «robusta, sostenible y justa».

Explicó que la acumulación de residuos de los españoles durante un año equivaldría a llenar hasta «rebosar» 2.900 estadios de fútbol como el Santiago Bernabeu; unos 500 serían por restos domésticos, y 45 por envases de plástico procedentes de nuestros hogares.

Para ilustrar más detalladamente la gravedad de la situación, Teresa Ribera añadió que, cada año llegan unos 8 millones de toneladas de plástico a los mares, una cantidad equiparable a encontrar cada 30 centímetros en el suelo una bolsa de plástico llena de este material.

El anteproyecto limita la comercialización, y a partir de 2021, se prohibirán la introducción en el mercado de bastoncillos de algodón, excepto si entran en el ámbito sanitario, cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, palillos), platos, pajitas y agitadores de bebidas.

También estarán vetados los palitos unidos a globos, salvo los globos industriales y profesionales, los vasos para alimentos y bebidas de poliestireno expandido, con sus tapas y tapones, y otros productos de cosméticos y detergentes con microplásticos añadidos intencionadamente.

Temas

Comentarios

Lea También