Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Sucesos

Denuncian la muerte de un joven 'ignorado' por el 112: "Él dice lo que quiere pero respira perfectamente"

Aitor Ruiz, de 23 años, falleció tras sufrir un tromboembolismo pulmonar. Su familia culpa al Summa de retraso en la asistencia al no valorar la gravedad y activar tarde una ambulancia

EFE

Whatsapp
Los padres de Aitor García, ayer explicando el caso de la muerte de su hijo. FOTO:EFE

Los padres de Aitor García, ayer explicando el caso de la muerte de su hijo. FOTO:EFE

Los padres de Aitor García Ruiz, fallecido en enero de 2018 a los 23 años, tras sufrir un tromboembolismo pulmonar, acusan al Summa 112 de «negligencia» y retraso en la asistencia al no haber valorado la gravedad del joven y activar tarde una ambulancia que tardó 23 minutos en llegar.

El contenido de las llamadas fueron divulgadas ayer por los padres y la asociación El Defensor del Paciente, cuyo abogado, Carlos Sardinero, está barajando «ir a la vía penal» contra el Servicio Madrileño de Salud, además de la reclamación patrimonial de 175.000 euros por la vía administrativa.

En la primera llamada de la madre al 112 diciendo que su hijo «se ahogaba», el 14 de enero a las 11:56, le pasaron con un médico que pidió hablar con el hijo y pese a que este contestó «No puedo, me ahogo», este médico dijo a la madre: «Pues respira perfectamente, eh?», según el audio. «Él dice lo que quiere pero respira perfectamente porque habla perfectamente, vale?», añadió el médico tras lo cual «colgó» sin que los padres supieran si había activado una ambulancia. En la siguiente llamada, a las 12:04, cuando Aitor ya no respiraba, un médico sobre el que «hay dudas de que sea el mismo», según Sardinero, empezó a dar instrucciones a los padres para que iniciaran ellos las maniobras de reanimación mientras enviaban una ambulancia a Navalcarnero, donde residen.

A las 12:06, el Summa contactó con Protección Civil de Navalcarnero y con la Guardia Civil del municipio, que fue la primera en llegar, tras lo cual acudió una ambulancia que no era mecanizada y a continuación una UVI móvil, pero para entonces el joven llevaba unos veinte minutos sin respirar.

Además, «sufrió dos paradas» antes de llegar al hospital Rey Juan Carlos, donde falleció en la UCI cinco días después, el 19 de enero de 2018.

Menos de un mes antes, el 24 de diciembre, el joven había acudido a Urgencias con dolor en el costado y dificultad respiratoria y fue dado de alta. Carlos Sardinero acusó a Sanidad de entregar los audios mutilados, ya que no incluyen la totalidad de la conversación.

Temas

Comentarios

Lea También