«El turismo de fútbol es el gran perjudicado de esta pandemia»

La experta en turismo deportivo, Nicole Kalemba, asegura que las pérdidas de este segmento en la provincia
de Tarragona son «inmensas» en este mal año para el sector, marcado por el coronavirus

JAVIER DÍAZ PLAZA

Whatsapp
Nicole Kalemba es  doctora por la Universitat Rovira i Virgili.  FOTO: DT

Nicole Kalemba es doctora por la Universitat Rovira i Virgili. FOTO: DT

«La Agència Catalana de Turisme declaró el 2020 como año del turismo deportivo y en mayo debería haberse celebrado un congreso mundial en Lloret de Mar, pero se pospuso. Las perspectivas del turismo deportivo eran fantásticas, estaba en su mujer momento, pero apareció el coronavirus...», afirma Nicole Kalemba, doctora por la Universitat Rovira i Virgili en Economía y Empresa y profesora de la UPF Barcelona School of Management.

Tarragona tiene un enorme potencial en este segmento, pues Salou, Cambrils, Amposta y L’Ametlla de Mar disponen del certificado de destino de turismo deportivo que otorga la Generalitat.

¿Cuál es la magnitud de la caída del turismo deportivo en la provincia de Tarragona?

Las pérdidas realmente son inmensas. Lamentablemente, aún no se conocen números exactos, pero si pensamos que solamente en Semana Santa, gracias a los eventos deportivos, la ocupación hotelera está normalmente entre un 80-90%, en este annus horribilis para el sector turístico, los números en la provincia de Tarragona son claros: cero.

La industria de la restauración, y la hostelería en particular, está pasando ahora por un momento muy difícil. Muchos hoteles de la provincia ya ni van a abrir sus puertas este año y para muchas otras empresas del sector la situación es totalmente insostenible, lo que supone una gran pérdida económica e incluso el cierre del negocio.

El coronavirus ha trastocado todas las previsiones.

Los estudios de la Asociación Nacional de Turismo Activo indican que entre marzo y agosto se perderá el 80% del turismo activo en España. En 2018, por ejemplo, el turismo deportivo comportó 2.200 millones de euros.

El impacto que va a ser gigantesco. Es un sector que afecta a muchas otras industrias, como la restauración, la hostelería, el marketing, los medios de comunicación, los servicios minoristas o el transporte.

La Costa Daurada, por ejemplo, cuenta con una potente oferta de cicloturismo, golf, fútbol o náutica. ¿Cuáles son los segmentos más perjudicados?

Después de una primavera dura e impactada por la Covid-19, estoy convencida de que el cicloturismo, la náutica y el golf se van a recuperar antes, ya que son deportes donde será más fácil cumplir las normas de la distancia social.

En el fútbol la recuperación será mucho más complicada, ya no solo por los propios deportistas, sino también por la afluencia de espectadores que normalmente genera. El fútbol es sin duda, el gran perjudicado de esta pandemia, tanto en términos de turistas deportivos activos como pasivos.

En Semana Santa se suspendieron varios campeonatos: Costa Daurada Cup, Mare Nostrum Cup o el Mundialito.

Estos torneos atraen a más de 20.000 deportistas internacionales más los acompañantes, por lo que el impacto económico generado por su cancelación es irreversible. El Complex Esportiu Futbol Salou por ejemplo, ya contaba con selecciones internacionales de fútbol de categorías inferiores sub15, sub17 de países como Alemania u Holanda para hacer concentraciones.

¿Qué debe hacer el sector para repuntar?

El turismo deportivo se enfrenta a un futuro desafiante y ahora mismo será imprescindible poner todo el esfuerzo en dirigirse sobre todo a la demanda interna, conseguir que los residentes nacionales sean los aliados. El turismo nacional y también local va a ‘salvar’ al menos el verano, si las medidas y estrategias son adecuadas.

¿A qué se refiere?

Será necesario que consiga transmitir calma y seguridad.

Evidentemente, no hay seguridad de que los eventos continúen y la tendencia será otra: el comportamiento de los consumidores será otro, el número de espectadores se reducirá, los aforos serán más limitados y seguirá habiendo ansiedad y miedo. Pero con las medidas de seguridad adecuadas y una actuación responsable será posible volver poco a poco a la actividad, aunque no sea la normalidad que hasta ahora conocíamos.

¿Qué le falta a Tarragona por explorar en materia de turismo deportivo?

En los momentos actuales es muy difícil hablar de qué se debería explorar o potenciar, ya que lo primordial ahora es recuperarse y reposicionarse como destino turístico deportivo.

Tanto Catalunya como la provincia de Tarragona estaban muy bien encaminados hacia ser un referente internacional del turismo deportivo. De hecho, Catalunya ganó en el año 2016 el premio a mejor destino de turismo deportivo del mundo. Hecho que demuestra claramente que hay mucho más allá del típico turismo de sol y playa y que hay muchas más oportunidades para los destinos para promocionarse como marca.

¿Y hacia dónde debe encaminarse?

La provincia de Tarragona dispone de muchos recursos para volver a ser potente en el ámbito del turismo deportivo, pero ahora será imprescindible, como he mencionado antes, centrarse en la demanda interna.

Y por otro lado, reinventarse y potenciar actividades al aire libre, en el medio rural, con las medidas necesarias y con grupos reducidos y sin masificaciones, para poder atraer turistas y aumentar el número de reservas y la ocupación en los establecimientos que están abiertos. Así ayudará también a otras industrias relacionadas.

Temas

Comentarios

Lea También