Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion El mirador

Dinero, siempre dinero

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

Hubo quien pensó en los primeros días de la crisis sanitaria, quizá al ver que también se enfermaban políticos, empresarios e incluso algún miembro de la realeza, que el Covid-19 era un virus igualitario. Craso error. Ni lo fue en el confinamiento, que unos pasaron en chalets con jardín y piscina mientras otros resistían en pequeños pisos, ni lo será a la hora de curarse. El primer fármaco contra el coronavirus que ha recibido el visto bueno europeo, el Remdesivir, ya tiene precio.

La compañía que lo ha desarrollado, la estadounidense Gilead, ha fijado la dosis en 390 dólares (unos 348 euros) para la sanidad pública de EUU y la de otros países desarrollados, lo que, ya que cada paciente debe recibir una media de seis dosis, supone que cada tratamiento podría rondar los 2.340 dólares (unos 2.090 euros). Soy consciente de que investigar es una actividad que requiere una gran inversión y de que las farmacéuticas deben sacar una rentabilidad a tanto esfuerzo. Pero no sé por qué pensaba –ingenuo de mí– que, una vez cubiertos los gastos y obtenidos unos importantes beneficios, la razón de tanta investigación era curar a los enfermos. A todos. Los analistas habían advertido del coste en la imagen que tendría para la biofarmacéutica fijar un precio elevado de Remdesivir para multiplicar sus beneficios en medio de la mayor crisis sanitaria mundial. Pero también daban por descontado que Gilead podría ingresar miles de millones de dólares en un par de años si la pandemia persiste. Y al final ha contado más el dinero. Insisto: valoremos como el tesoro que es el sistema sanitario que tenemos, defendámoslo y no permitamos que nos lo recorten. Nos va la vida en ello.

Temas

Comentarios

Lea También