Más de Opinión

Opinión El mirador

Niños entrevistadores

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Niños entrevistadores

Niños entrevistadores

Aquí, que tiramos la casa por la ventana con debates entre candidatos que van solo a contar su película sin oír –ya no digamos escuchar– al resto, deberíamos aprender del canal de televisión alemán Pro7, que dejó que dos niños de 11 años, Pauline y Romeo, entrevistaran a dos de los grandes candidatos para suceder a Angela Merkel al frente del país, Armin Laschet, candidato conservador, y su rival socialdemócrata Olaf Scholz.

Se las prometían felices, sobre todo Armin, quien trató de simpatizar y ganarse a los niños, quienes, con preguntas directas, comprometidas e incómodas, le pusieron tan en aprietos que estuvo a punto de perder los papeles. Como cuando Romeo quiso saber el motivo de su carcajada en un acto para los damnificados por las inundaciones que en julio dejaron más de 200 muertos; o como cuando sacaron el tema de la corrupción en la venta de mascarillas; o como cuando le preguntaron por su voto en contra de los matrimonios del mismo sexo y, ante el desmentido del político, Romeo le hizo ver que no le creía porque «diste entrevistas en las que dijiste que estabas en contra».

Armin trató de desarmar al pequeño diciendo que eso no era cierto, pero el niño lo había visto en el periódico Der Spiegel. «¿Leías entonces ya Der Spiegel? Es una maravilla que seas capaz», quiso burlarse el político conservador al verse puesto en evidencia. «No, lo he leído en Google», señaló el pequeño terminando de poner en su sitio y en ridículo al aspirante a la sucesión de Merkel. Sí, deberíamos cambiar los aburridos debates por niños entrevistadores.

Temas

  • El Mirador

Comentarios

Lea También