Más de Opinion

¿Vuelta a la casilla de salida? El virus no ha dado tregua y ha destapado nuestras deficiencias como sociedad

Otoño difícil. Lo que llega va a ser duro: el fin sucesivo de muchos ERTE que acabarán en algunos casos en ERE y el fin de las moratorias fiscales o bancarias para particulares y autónomos

JAVIER PONS

Whatsapp
JAVIER PONS

JAVIER PONS

Cuando el 22 de junio nos lanzamos la mayoría a las calles con una media sonrisa en la boca nos habíamos creído que lo peor había pasado y que hasta otoño la pandemia, que no sus consecuencias, nos daría un respiro.

Eran los días de aplaudir a los turistas alemanes que llegaban a las Baleares y de ultimar el trabajo en las playas locales para recibir a los visitantes que se atrevieran a cruzar kilómetros en busca de su segunda residencia, sol y playa.

Con los movimientos entre territorios y los encuentros sociales y familiares explotaron otra vez los brotes y a estas alturas estamos llegando a cifras similares a las peores de marzo en cuanto a infectados. Sí es verdad que conocemos mejor al virus y nuestros servicios sanitarios están más preparados pero también que el efecto de agotamiento mental de no poder disfrutar esa tregua que nos habíamos creído puede causar en otoño una ola general de malestar de imprevisibles consecuencias.

Sin presupuestos validados por Bruselas, no se podrá acceder a las ayudas europeas 

Y es que lo que llega en otoño va a ser duro: el fin sucesivo de muchos ERTE que se acabarán convirtiendo en algunos casos en ERE y el fin de las moratorias fiscales o bancarias que han permitido que muchos autónomos pudieran seguir sudando para hacer viable su negocio.

Ante este panorama se impone que la negociación que ha iniciado el gobierno para la aprobación de los Presupuestos llegue a buen fin. Esta semana pasada ha habido avances y parece ser que quizás con el apoyo del PNV, Cs y con la sorpresa de los cuatro diputados del PDCat que han anunciado que quizás puedan apoyarlos parece que hay una ruta en la que no estará ERC, al menos de momento. Eso no quiere decir que la «mesa» sobre la cuestión catalana se estanque ya que Sánchez es consciente de que aunque no sea para los presupuestos va a necesitar a Esquerra si quiere mantener su objetivo de terminar la legislatura. Los escarceos de Rufián hablando de que el acuerdo presupuestario con Cs y los vascos puede acabar con el gobierno no tienen pinta de ser más que eso, mensajes más en clave preelectoral catalana.

El gobierno sabe y toda la oposición también que sin los presupuestos acordados y «validados» por Bruselas, no se podrá acceder a las ayudas europeas que afectan a todos los territorios y que no entienden de siglas políticas.

Recordemos que el 21 de julio donde tras semanas de incertidumbre y cinco días interminables hubo un acuerdo.

Llegan días de negociación serena e inteligencia sanitaria para guiar al país contra el virus

Eso, a pesar de que los países duros querían imponer unas ayudas condicionadas que sonaban mucho a los «rescates» de la anterior crisis y que impusieron medidas restrictivas dañinas para una gran parte de la población.

Al final Alemania y Francia con el apoyo de Italia y España consiguieron equilibrar el acuerdo y se acordó un presupuesto general de 1.824 billones de euros para el periodo 2021-2027 con el objetivo de reconstruir la Unión Europea después de la pandemia y decían «apoyará la inversión en las transiciones econlógica y digita».

Estos elementos se añadían a las tres redes de seguridad por valor de 540.000 millones de euros que habían sido ya establecidas por la Unión Europea para apoyar a los trabajadores, empresas y los países.

Ese acuerdo en Bruselas no tuvo un «espejo» en el Congreso de los Diputados donde se cerró en falso la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica que tanta polvareda y alguna esperanza había despertado.

Llegan ahora pues días de negociación serena dentro de lo que cabe y mucha inteligencia sanitaria para guiar al país en la defensa contra el virus. Un nuevo confinamiento parece inviable pero un cambio en las medidas volviendo a los aspectos más drásticos del inicio de la desescalada va a llegar.

Esta semana tenemos una vuelta al cole llena de incertidumbres y un aspecto de improvisación preocupante. Aunque no comparto la última sandez de la presidenta madrileña Isabel García Ayuso anunciando que se van a contagiar todos los niños durante el invierno. Me temo que ésta va a ser una prueba de fuego para quien debe gestionar esta urgencia sanitaria.

* Periodista. Javier Pons inició su carrera en Radio Reus. Ha sido director de “El Terrat”, director de TVE y CEO de Prisa Radio. Actualmente dirige la productora Globomedia (Mediapro).

Temas

Comentarios

Lea También