Reus Sociedad

El Sindicat d’Habitatge detiene un desahucio en Reus

Las afectadas, Hanane Zarrouk y su hija, consiguen dos meses más para negociar un alquiler social con la entidad bancaria

C. VALLS

Whatsapp
De izquierda a derecha, Issam Oudriss, del ‘Sindicat’, Hanane Zarrouk y su hija Shaimae. FOTO: A. GONZÁLEZ.

De izquierda a derecha, Issam Oudriss, del ‘Sindicat’, Hanane Zarrouk y su hija Shaimae. FOTO: A. GONZÁLEZ.

El Sindicat d’Habitatge de Reus consiguió detener ayer el proceso de desahucio de Hanane Zarrouk y su hija, quienes iban a quedarse en la calle mañana viernes por la mañana, según la orden que recibieron. «Gracias a la presión ejercida como sindicato al Ayuntamiento y a Serveis Socials, hemos logrado que Hanane y su hija Shaimae (13) tengan dos meses más para exigir un alquiler social al Banc Sabadell o que, desde la administración, se les proporcione una alternativa habitacional», expuso Issam Oudriss, del Sindicat d’Habitatge.

«Hace meses que pedíamos ayudas y sólo tenemos concedida la de alimentación. Aun así, no es suficiente para poder vivir. Necesitamos negociar un alquiler social cuanto antes. Además, no tengo papeles ni ingresos estables ahora mismo», declaró Hanane.

El contexto sanitario actual, dijo, tampoco las ayuda, lo ha complicado todo. «La Covid ha ralentizado todo el proceso de búsqueda de alternativas. Hace un año y medio que vivimos en el piso y ha sido todo muy complicado, no estamos tranquilas», manifestó preocupada. Su hija, por su parte, hizo extensivo el coraje que sentía por la situación: «Nos hemos sentido muy desamparadas y el trato recibido desde servicios sociales podría haber sido mejor. A pesar de que dos meses es poco tiempo, estamos contentas por el apoyo recibido desde el Sindicat d’Habitatge».

Tal y como manifestó el Sindicat (y también difundió por redes sociales), «Serveis Socials aún no había enviado el informe de vulnerabilidad de Hanane a los Juzgados, un trámite necesario para detener el desahucio», se recalcó desde la entidad reusense.

Días atrás, el Sindicat d’Habitatge informó a la vecindad del barrio Fortuny para sumar más apoyos contra la situación «injusta», la cual «por suerte y gracias a la unión de todos nosotros», han conseguido parar; al menos, para seguir negociando unas «condiciones mejores». Oudriss y miembros asistentes al encuentro aseguraron que tras esta «demostración de fuerza», harán todo lo que esté en sus manos para «hacer frente a la emergencia habitacional que hay en la ciudad».

Altruismo contra el frío

En esta misma comparecencia de prensa, delante de la parroquia de Sant Bernat Calvó del barrio Fortuny, personas de la entidad hicieron entrega de mantas y estufas, conseguidas gracias a la colaboración ciudadana contra la ola de frío de estos días. Repartieron a diferentes familias, que se personaron allí haciendo cola, los objetos que mayor falta le hacían.

«Estamos muy satisfechos de que tanta gente haya respondido al llamamiento solidario. Aunque no hemos contabilizado cuántas personas se beneficiarán y cuántos han contribuido en hacer todo esto posible, sí podemos asegurar que, visto el éxito, habrá más en un futuro, dependiendo siempre de la necesidad», añadió Oudriss.

Cuando el reparto esté completado y ya no pasen más familias al punto de recogida, «daremos lo que nos quede a Reus Refugi y a la Associació Reus Som Útils», completó.

Temas

Comentarios

Lea También