El coronavirus trunca el primer mes del arrabal Santa Anna peatonal de Reus

La medida provisional en un tramo de la calle no ha aumentado ni los clientes ni la facturación de los comercios

C.Marsiñach

Whatsapp
El arrabal Santa Anna es peatonal desde la plaza Prim hasta la calle Santa Anna de las once dela mañana a las dos de la madrugada. FOTO:  a. gonzález

El arrabal Santa Anna es peatonal desde la plaza Prim hasta la calle Santa Anna de las once dela mañana a las dos de la madrugada. FOTO: a. gonzález

Hace más de un mes se puso en marcha la peatonalización provisional de un tramo del arrabal Santa Anna de Reus pero los comercios apenas han notado cambios. Por el momento, la medida que pretendía dinamizar la zona no se ha traducido en una mayor presencia de clientes, ni tampoco en más facturación. El pasado 1 de agosto, el arrabal Santa Anna, pasó a ser peatonal desde la plaza Prim hasta la calle Santa Anna de las once de la mañana a las dos de la madrugada. 

La peatonalización del arrabal Santa Anna ha generado polémica desde que la propuesta se puso sobre la mesa el año pasado. Algunas tiendas creen que no servirá para revitalizar el tejido comercial y otras lo ven positivo a largo plazo. Pero todas coinciden en que el balance de esta medida se ha visto alterado por la situación de la Covid-19. «Prácticamente no hemos notado cambio. No vemos que haya más gente paseando. Pero con el tema del coronavirus, la gente no pasea tanto», explican desde el bar de La Raval Santa Anna. Aun así, desde el establecimiento consideran que a largo plazo la peatonalización pude ser positiva «porque sería más cómodo para que la gente paseara» y también para ganar espacio para las terrazas. «Aquí cuando las tiendas de ropa cierran, la calle se muere», aseguran. 

Desde la tienda de ropa M&M aseguran que este agosto «ha sido pésimo» y han tenido muy pocos clientes por el coronavirus. 
Algunos comercios consideran  que con la peatonalización perderán los clientes de fuera que a lo mejor antes veían la tienda pasando por delante con el coche mientras buscaban aparcamiento. 
La mayoría de ellos coincide en que es necesario mejorar la señalización de los aparcamientos más cercanos. Los vehículos que se tienen que desviar por la calle Santa Anna tienen que dar más vuelta para llegar al parking Simonet o al de la plaza Prim. Mientras que otros, optan por aparcar aún más lejos, en El Pallol. 

Desde la tienda Prenatal, aseguran que muchos clientes no saben ahora dónde aparcar y creen que se podría mejorar la señalización para ponerles más facilidades. En su caso, sí que tienen la sensación de que hay más gente paseando por la calle, pero aseguran que la facturación ha sido similar a la del año pasado: «Agosto siempre es malo y ahora en septiembre hemos remontado un poco (…) pero la semana en qué se endurecieron las medidas en Reus por el riesgo de rebrote, fue malísima, no había prácticamente nadie por las calles», explican. 

Otras tiendas de la parte final del arrabal, como por ejemplo desde la tienda de electrodomésticos Mi electro consideran que el proyecto definitivo de peatonalización debe ser consensuado. Critican que la prueba piloto que se hizo el pasado invierno durante unas horas en toda la arrabal se hiciera sin tener en cuenta a los vecinos y los comerciantes: «Tiene que haber algún sistema, una barrera o un lector de matrículas para los vecinos y para cargar y descargar género de las tiendas», opinan. 

Los comercios se reunirán en octubre con el consistorio para acabar de detallar el proyecto de peatonalización definitivo. 
Fuentes municipales señalan que la transformación del arrabal de Santa Ana en zona peatonal es un proyecto alineado con los objetivos del gobierno de Reus, recogidos en el Pla d’Acció Municipal: promover una movilidad más sostenible, saludable, eficiente y segura y adaptar la ciudad para la futura zona de bajas emisiones.

El Ayuntamiento trabaja en la redacción del proyecto ejecutivo de la remodelación del arrabal. El nuevo diseño, previsiblemente contemplará el crecimiento de la parte central del vial aunque no se descarta reformular el diseño completamente. Así, se está evaluando hacer un diseño a cómo el eje Llovera-Monterols, o una el de la plaza de Catalunya. Aseguran que el diseño definitivo se trabajará de manera participada con los comerciantes y vecinos de la zona.

Temas

Comentarios

Lea También