¿En riesgo los regalos de Navidad por la crisis mundial de materias primas?

Los comerciantes advierten de una posible escasez de productos y de precios más altos. Sectores como el de los electrodomésticos o la informática ya notan el desabastecimiento

JOAN MORALES-EFE

Whatsapp
El sector comercial muestra su preocupación por la falta de stock con la mirada puesta ya en la campaña de Navidad. EFE

El sector comercial muestra su preocupación por la falta de stock con la mirada puesta ya en la campaña de Navidad. EFE

Si está pensando en aprovechar la próxima campaña comercial del Black Friday para comprarse algo o ya ha empezado a pensar en los regalos de Navidad debe saber dos cosas. Primero, que es más que probable que tenga que esperarse más de la cuenta para recibir el producto que desea, y, en segundo lugar, que tendrá que rascarse el bolsillo más de lo esperado.

La crisis mundial de materias primas y los problemas en el transporte de contenedores, principalmente los que vienen de Asia, han creado cierta preocupación entre los comerciantes, que ya notan la falta de algunos productos y temen que el problema aumente en la campaña de Navidad, con más escasez de artículos y subida de precios.

Ya estamos viviendo un incremento de precios generalizados de las materias primas que afecta a todos los sectores, lo que se ha agravado por los problemas en el transporte de las mercancías que vienen de fuera de la UE. Hace meses que se habla de la falta de stock en el sector automovilístico, pero el problema está alcanzando ya a otros suministros, como los electrodomésticos, la informática, la telefonía móvil o, incluso, la moda.

Pere Dosaiguas, propietario de la tienda de electrodomésticos + idees de Reus, explica al Diari que «el problema principal lo tenemos en la falta de lavavajillas, porque tienen un microchip determinado que no hay en el mercado. Nos llegan a cuentagotas, de todas las marcas. Si compras uno ahora no lo tendrás hasta finales de noviembre». Pero no sólo faltan lavavajillas. «También escasean los hornos, con un tiempo de entrega de más del doble en según qué modelo», añade este comerciante.

La falta de stock comporta otro problema añadido: el encarecimiento del producto. En este sentido, Dosaiguas asegura que «los costes de todos los productos se han disparado por culpa del transporte de contenedores, por lo que estamos ante un doble problema: de falta de suministro y de incremento de precios. Un ejemplo de la subida de precios: un frigorífico combi básico, si antes costaba 350 euros, ahora cuesta 425».

El propietario de +idees añade que «el problema es que la mayoría de estos componentes se fabrican en Asia y me consta que muchos fabricantes se están planteando otra vez fabricar en Europa, en países con mano de obra más barata». Y a la vez reconoce una cierta inquietud de cara al Black Friday y la Navidad: «En el Black Friday tendremos un problema y pasará que a principios de noviembre las marcas nos ofertarán lo que tengan. La recomendación es comprar con más tiempo».

Sobre esta última consideración, la presidenta de la Unió de Botiguers de Reus, Meritxell Barberà, coincide en que «recomendamos no dejarlo todo para el último momento y hacer las compras con antelación, con tranquilidad durante los meses de octubre y noviembre, porque hay stocks y evitamos aglomeraciones».

Barberà reconoce que «el colapso en el transporte marítimo puede provocar que se retrase la llegada de algún producto y si faltan stocks en algunas tiendas se puede disparar el precio». No obstante, la presidenta de la Unió de Botiguers de Reus es partidaria de «no crear alarmismo. Lo único que puede pasar es que a lo mejor el producto que queremos comprar no está y tendremos que comprar otro. Hemos constatado que nuestros asociados tienen stock y, de momento, no notamos este desabastecimiento. Pero es verdad que, si hay que reponer porque se vende mucho en el Black Friday, puede ser que se retrase o no llegue para Navidad».

Otro sector que está notando el retraso en las entregas de productos es el de la telefonía móvil. Un ejemplo lo encontramos en la tienda Intecat Store de Tarragona, suministradora de Apple, donde –según ha podido saber el Diari por el testimonio de un cliente– si a día de hoy te compras el último modelo de iphone en stock solo tienen los colores azul o blanco, por lo que si pides otro el tiempo de espera se alarga.

Preocupación

El sector comercial, a nivel catalán, no esconde su preocupación ante la repercusión que esta situación puede tener en el Black Friday y en la campaña de Navidad, que llega a representar hasta un 35% del total de las ventas de todo el año de un sector que ya viene muy tocado por la crisis del coronavirus.

El presidente de la asociación catalana de comerciantes Retailcat, Joan Carles Calbet, asegura que todo apunta a que va a haber más problemas de falta de algunos productos por escasez de componentes y microchips y por los considerables retrasos en la entrega de mercancías.

Según Calbet, en los últimos meses se ha pasado de pagar unos 2.000 dólares por contenedor a unos 14.000, ya que hay un incremento muy fuerte de la demanda y dado que China no importa y solo exporta, los contenedores no vuelven al país y cada vez hay menos. «Los pocos que hay los están haciendo pagar a precio de oro», ha explicado. Todo ello «acabará repercutiendo en los precios de los productos», cosa que todavía no ha pasado de manera generalizada porque los distribuidores tienen stock comprado con anterioridad a esta situación, pero, sin duda, los precios «van a subir».

Calbet ha lamentado que estamos en una «espiral muy peligrosa de la que no vemos el final», en la que todos los precios suben, «la luz, el gas, la gasolina, el transporte...», lo que afecta tanto a empresas como a consumidores, que «dispondrán de menos renta para gastar». También se está dando el caso de algunos mayoristas que reciben anulaciones de pedidos porque los plazos de entrega se están retrasando y la mercancía llegará demasiado tarde. De cara al Black Friday, Calbet considera que puede haber escasez de algún producto, pero lo que seguro que habrá es un incremento de los precios, que podría estar entre un 5 y un 10%.

Por su parte, el gerente de la Asociación Española de Centrales de Compra (ANCECO), Álvaro Otal, cree que puede haber problemas con los productos estrella de estas Navidades, ya que los que más éxito tienen son los más demandados y, aunque cada año suele haber gente que se queda sin ellos, este año el problema puede ser mayor.

La falta de materias primas también está provocando problemas en algunas empresas, como las de bebidas, que se encuentran con falta de cartón o plástico para sus envases.

Temas

Comentarios

Lea También