Reus Sociedad

Inquietud en el barrio Gaudí de Reus por el cierre prolongado del consultorio médico

Salut asegura que el centro de atención primaria, que permanece cerrado desde mediados del mes de marzo «por la emergencia sanitaria», reabrirá sus puertas, pero no dice cuándo

C. VALLS / C. MARSIÑACH

Whatsapp
El consultorio médico del barrio Gaudí está cerrado desde el pasado 16 de marzo por la Covid-19. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El consultorio médico del barrio Gaudí está cerrado desde el pasado 16 de marzo por la Covid-19. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La vecindad del barrio Gaudí, especialmente la más mayor, está preocupada por el cierre prolongado de su consultorio médico, que da cobertura a más de 3.000 personas. Lleva así desde mediados del mes de marzo a causa de la pandemia. Cerró sus puertas «por la emergencia sanitaria».

Con la finalidad de prevenir posibles contagios, Salut centralizó sus servicios y mandó a todas aquellas personas que precisaran de atención médica al CAP Llibertat. «Los vecinos y vecinas están inquietos porque el asunto se está alargando, aún no tenemos fecha de apertura y no sabemos qué va a pasar, aunque nos aseguran que la habrá», dice la presidenta de la asociación vecinal del barrio Gaudí, Mª del Mar Escoda. De hecho, en el último número de la revista que realizan desde la agrupación vecinal, Som Gaudí, dedican su editorial a hablar del tema. En dicho escrito, exponen que no quieren perder un servicio tan «valioso» y piden que se les diga algo oficial cuanto antes.

«La apertura de un dispensario en el barrio, en su día, fue una petición vecinal necesaria que se remonta a diez años atrás aproximadamente. Su llegada la calificamos como un logro, pues marcó un antes y un después. Supuso una gran ayuda desde el punto de vista asistencial y emocional para muchos de nuestros vecinos y vecinas», aporta Escoda, quien destaca la labor de la Dra. Pilar Castro al constituirse el dispensario.

«Tener cerca a nuestro médico de cabecera es importante para nosotros, es más cómodo para los mayores que, ahora, tienen que desplazarse en autobús, incluso teniendo que hacer transbordo. Por lo pronto, piden cita previa para acudir al CAP Llibertat. Según sabemos, desde Salut se opera con cautela, esperando que no haya más rebrotes y se apuesta por la teleasistencia», añade.

Desde la asociación también se han impulsado conversaciones con las concejalías correspondientes para poder «hacer más fácil la movilidad de las personas mayores hacia el CAP Llibertat, tal vez reaprovechando la ruta de algún autobús, ya veremos», dice. Y es que la opción de ir caminando, con las temperaturas actuales «y con la mascarilla colocada» –como expone Escoda– es «arriesgado». Una cuestión que también destacan desde la entidad es que «la población envejecida va creciendo» y quieren estar por ella con la finalidad de garantizar una cierta calidad de vida. «Es muy importante apostar por un médico de familia polivalente y estamos a la expectativa para saber cuál será la redistribución del personal médico de proximidad», resume.

Fuentes del Departament de Salut consultadas por el Diari explican que el centro médico del barrio Gaudí «seguirá cerrado mientras exista la emergencia sanitaria de la Covid-19». Por el momento, no hay ninguna fecha de apertura prevista ante la incertidumbre de la situación actual.

Desde Salut, apuntan que la situación es «similar a la de otras poblaciones» en las que se han reorganizado los recursos y los servicios sanitarios. Recuerdan que, en este caso, los vecinos de la zona «pueden ser atendidos en la misma ciudad», en el CAP Llibertat, a diferencia de algunos pueblos que deben desplazarse a otras localidades o en que los pacientes tan solo son atendidos, si es conveniente, con cita previa.

Plan de prevención

La situación de incertidumbre sobre cómo evolucionará la pandemia ha obligado al Ayuntamiento de Reus ha realizar un Pla de Prevenció ante posibles rebrotes en la demarcación y en la ciudad. El consistorio ha empezado a elaborarlo y prevén tenerlo listo en otoño. Recogerá protocolos de actuación en el ámbito sanitario y social ante un posible rebrote.

Pequeñas poblaciones sin consultorios

Prades, Capafonts, La Febró y Ulldemolins (Priorat) son algunas de las poblaciones que se quedaron sin ambulatorio desde el pasado mes de marzo a raíz de la reordenación sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. 
En el caso de Prades, durante la pandemia los vecinos debían desplazarse hasta el CAP de Les Borges del Camp, donde está el centro más cercano que tienen abierto al 100% y que se encuentra a 40 quilómetros de distancia. O llamar al CAP de Cornudella que tenía las líneas telefónicas saturadas. 

Desde el mes de junio, en fase 3, los vecinos de Prades pueden ser atendidos en su consultorio con cita previa si los profesionales médicos lo consideran necesario. 

Temas

Comentarios

Lea También