La energía solar generada por el consistorio de Reus abastecerá a vecinos

Se realizará una prueba piloto en el barrio Gaudí con la creación de una comunidad de autoconsumo

MONTSE PLANA

Whatsapp
La escuela Joan Rebull es uno de los centros educativos de Reus que cuenta con placas fotovoltaicas. FOTO: ALBA MARINÉ

La escuela Joan Rebull es uno de los centros educativos de Reus que cuenta con placas fotovoltaicas. FOTO: ALBA MARINÉ

Reus quiere apostar de forma clara para la energía renovable y, de momento, ya tiene nuevos proyectos encima la mesa para lograr el fomento del autoconsumo energético: por un lado, seguir el despliegue de placas solares entre las dependencias municipales y, por otra, hacer llegar la energía producida en estas dependencias también a la ciudadanía. Una de las líneas de trabajo es la creación de comunidades energéticas. La primera de ellas será en el barrio Gaudí, aprovechando la superficie del Polilleuger Municipal Ciutat de Reus, donde se instalarán placas solares de 30 kW.

Según detalla el concejal de Medi Ambient del Ayuntamiento de Reus, Daniel Rubio, esto servirá para alimentar las mismas instalaciones deportivas, además de Mas Carandell, el Centre Cívic Mestral, el instituto Gaudí y las escuelas de la zona. Además, parte de la energía también llegaría a viviendas del barrio. Concretamente, se extendería entre vecinos que vivan en un radio de 500 metros alrededor de la instalación. En este último punto todavía se está trabajando, y es que «se tiene que estudiar la fórmula», dice Rubio, que a la vez destaca: «Se trata de un proyecto innovador que representa una inversión para el Ayuntamiento pero que, a la vez, queremos que la ciudadanía se beneficie de ello».

«De hecho, los vecinos hicimos una propuesta al consistorio que iba en esta línea», detalla por su lado la presidenta de la Associació de Veïns del Barri Gaudí, Maria del Mar Escoda. Según explica, lo último que sabían es que Medi Ambient estaba realizando un estudio, «y evidentemente nos parece muy positivo. Es la línea a seguir. La idea de nuestro barrio, de cuando hicimos la propuesta, es apostar por las nuevas tecnologías. Sabemos que son inversiones, pero a la larga nos van a beneficiar», remarca la presidenta vecinal del barrio Gaudí de Reus, Maria del Mar Escoda.

Por otro lado, y también en esta misma línea de fomento de las energías verdes, el Ayuntamiento de Reus prevé instalar placas fotovoltaicas de una potencia de hasta 15 kW para autoconsumo en cinco escuelas de la ciudad: Isabel Besora, Pi del Burgar, Vitxeta, Rubió i Ors y Alberich i Casas. Estos centros educativos se sumarán, así, a los que a día de hoy ya están dotados con placas solares (General Prim, Joan Rebull, Rosa Sensat, Montsant y la escuela Teresa Miquel i Pàmies), además del Gaudí Centre y la Biblioteca Xavier Amorós, que fue pionera en 2007.

Tanto este proyecto como la prueba piloto de la comunidad energética en el barrio Gaudí están actualmente en trámites para iniciar la redacción. Se trata de una inversión total de 210.000 euros. De estos, 190.000 corresponden a la ejecución de los trabajos. De momento, todavía no hay fecha de ejecución, aunque, de entrada se prevé que la redacción de los proyectos esté lista durante el primer trimestre de 2021 y, a partir de entonces, empezar con el despliegue.

«En un contexto complicado como este creemos necesario mirar hacia el futuro y apostar por proyectos cooperativos y por políticas de estímulo para reactivar la economía y, a la vez, incentivar la producción y consumo de energía verde, además de mantener el compromiso del Ayuntamiento de Reus con el medio ambiente y los Objetivos de Desarrollo Sostenible», subraya Rubio.

Propuesta de la FAVR

El anuncio del Ayuntamiento de Reus para potenciar el autoconsumo de energía a través de placas solares fotovoltaicas llegan en un momento en el que las propias asociaciones vecinales también están trabajando en ello. Por un lado, el barrio Gaudí había hecho llegar una propuesta al consistorio. Pero también a nivel de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus se apuesta por esta línea. «Queremos que la capital del Baix Camp sea una ciudad piloto», exclama el presidente de la FAVR, Marcos Massó. En este sentido, detalla que recientemente se presentó al consistorio un proyecto en el que Sol i Vista sería el barrio pionero, en el que se realizaría una prueba piloto «y si es exitoso, queremos que se extienda por toda la ciudad», añade Massó.

Por su parte, la presidenta de la asociación vecinal de Sol i Vista, Ana Belén Castaño, confirma que justamente la semana pasada mantuvieron una reunión con el Ayuntamiento de Reus para exponer su propuesta. «Estamos ahora a la espera de obtener una respuesta», señala Castaño. Aun así, tanto ella como Massó destacan que parece que hay buenas sensaciones.

«A pesar de todo, preferimos esperar antes de explicar los detalles», añade la presidenta de la asociación de vecinos de Sol i Vista, el barrio que sería el punto de partida de este proyecto «que lo que busca es que al final la energía sea mucho más económica», añade por su parte Marcos Massó, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus. Lo que sí se comentó en dicha reunión con el Ayuntamiento «es que nuestra propuesta es totalmente compatible con los proyectos que tiene en mente el consistorio», señala Massó.

Proyectos europeos

En la misma línea de apuesta del fomento de las energías renovables, el Ayuntamiento de Reus, a través de la concejalía de Medi Ambient, se ha presentado en dos proyectos coordinados por la Diputació de Tarragona. Se trata del Proyecto ICON, que tiene por objetivo la transición energética a través del empoderamiento de las administraciones locales. El otro proyecto es Climate Neutral Cities and Neutral Economies. Este va en la línea de asistir a ciudades para desarrollar e implementar sus planes de acción climática y acciones de innovación social relacionadas.

Cabe recordar que el consistorio ha aumentado en un 33% su presupuesto de inversiones destinadas a fomentar el autoconsumo de la energía solar fotovoltaica –como se anunció el pasado mes de junio–, lo que permite tirar adelante con los proyectos ayer anunciados. Un incremento económico que proviene de la reorganización del presupuesto a raíz de la Covid-19. En este sentido, como ya se detalló a principios de verano, el consistorio suspendió la inversión de 100.000 euros prevista inicialmente para aumentar la flota de vehículos eléctricos municipales.

Temas

Comentarios

Lea También