Reus Municipal

La venta del Hospital Sant Joan de Reus podría posponerse hasta octubre

En comisión se expuso la posibilidad de que la firma del traspaso al CatSalut se prorrogase. Fuentes municipales afirmaban ayer que el panorama ha cambiado las últimas horas y mantienen el 22 de julio

J.SALVAT / F. GRAS

Whatsapp
Varias personas en la puerta de entrada del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

Varias personas en la puerta de entrada del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. FOTO: ALBA MARINÉ

El traspaso del Hospital Sant Joan de Reus a la Generalitat podría tener que posponerse unos tres meses. La venta del centro hospitalario al CatSalut se había anunciado para el próximo 22 de julio, con lo que la nueva fecha situaría la operación en el mes de octubre. Así lo planteó el propio concejal de Salut del Ayuntamiento de Reus, Òscar Subirats, en la comisión informativa celebrada el lunes, tal y como han confirmado varias fuentes.

Según explican al Diari, el retraso sería fruto de un problema en la gestión administrativa, que rebajaría al 60% las probabilidades de que el traspaso se termine efectuando en la fecha señalada inicialmente. Tampoco se podría descartar que el nuevo escenario respondiera a problemas de adquisición de crédito por parte de la Generalitat por la crisis del Covid-19. De hecho, en el pleno del 4 de abril, ya se modificó la cláusula sexta del convenio acordado por las dos partes después de que la Generalitat no lograse alcanzar un acuerdo con los bancos sobre cómo asumir una parte de la deuda que arrastra el Sant Joan.

Ante la perspectiva de una posible prórroga, fuentes municipales se mostraban ayer mucho más optimistas. Según aseguraban, el escenario estaría ahora mucho más cerca de ser una realidad el 22 de julio, y afirmaban que todo avanza al ritmo que estaba previsto. Además, también subrayaban que «desde el Ayuntamiento se está trabajando intensamente para que así sea».

En caso de que tuviera que posponerse tres meses, el consistorio continuará haciéndose cargo de los gastos del centro hospitalario durante este periodo. Aún así, la posible demora en el traspaso no afectaría a los trabajadores del Hospital.

La decisión de traspasar el Sant Joan a la Generalitat se produce tras un largo proceso en el que han coincidido una crisis sobre el modelo societario local (desestabilizado por el caso Innova), recortes en sanidad, cambios en el modelo de financiación por parte de la Generalitat o la aplicación del 155. De aquí que el Hospital esté instalado en un déficit galopante año tras año con una base de unos tres millones en números rojos que han sido imposibles de remontar y de asumir por parte del consistorio.

Dicho esto, la realidad a nivel contable es que la compra del Hospital por parte del CatSalut pondrá punto y final a esta situación que, con el tiempo, hubiera arruinado las arcas municipales. Con la firma de la venta, la operación no sólo hará desaparecer el déficit que generaba el centro hospitalario sino que también eliminará la deuda millonaria que arrastraba su construcción. Los cálculos que el propio equipo de gobierno dio a conocer en su día eran de una rebaja del endeudamiento con los bancos de 53 millones de euros. Por no hablar de la recuperación de los polémicos terrenos de Pich Aguilera que se utilizaron de aval para la construcción del edificio de la avenida Bellissens.

Más allá del apartado financiero, desde el consistorio también dejarán la responsabilidad vinculada con la gestión de la plantilla. Y es que a lo largo de estos últimos años, el cargo de director del hospital y el de Sagessa se había convertido en un puesto maldito, acumulando sonados despidos. Por no mencionar las protestas de los trabajadores por los problemas laborales derivados de los convenios existentes o las tensiones territoriales focalizadas con el Hospital de Móra.

Comentarios

Lea También