Reus completa un 60% de los proyectos participativos de 2018 y 2019

Se han ejecutado totalmente 16 de los 27 trabajos y el ayuntamiento está preparando el próximo proceso

MONTSE PLANA

Whatsapp
El Parc Sant Jordi es uno donde se han instalado elementos adaptados, pero el suelo es de grava.  FOTO: FABIÁN ACIDRES

El Parc Sant Jordi es uno donde se han instalado elementos adaptados, pero el suelo es de grava. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Más de la mitad de proyectos de los presupuestos participativos de Reus están ya finalizados. Concretamente, están ejecutados 16 del total de 27 propuestas ciudadanas, contando las dos convocatorias realizadas, la de 2018 (con 14 proyectos) y 2019 (con 13). La gran mayoría de trabajos finalizados corresponden a la primera convocatoria. Están aún pendientes de finalizar dos trabajos. Se trata, por un lado, de la creación del parque para familias del Roquís, con mayor parte de las obras ya realizadas pero con algunos retoques pendientes, según cuenta la concejala de Participació, Bon Gobern i Serveis Generals del Ayuntamiento de Reus, Montserrat Flores.

Por otro lado, queda también pendiente de resolver algunas cuestiones referentes al proyecto de instalación de elementos adaptados para niños con movilidad reducida en doce parques de la ciudad. Se han instalado varios elementos, pero la impulsora de esta propuesta, Isabel Moreno, también al frente de la asociación vecinal de Parcel·les Casas, explica que el principal problema es que no se ha adaptado el entorno. Es decir, que los parques en cuestión siguen siendo de grava «y es imposible acceder con una silla de ruedas o carrito», exclama Moreno. Además, considera que «ningún elemento está totalmente adaptado» y que «son excluyentes». «Lo interesante sería que fuesen elementos que pudiera usar cualquier niño, que todos pudieran jugar juntos». Así, remarca también que cualquiera puede encontrarse en un momento dado con movilidad reducida, pensando con alguien que se haya roto un brazo o una pierna. Dice que, por ejemplo, se podría haber instalado algún columpio con plataforma, que permita subir una silla de ruedas. «Lo ideal hubiera sido adaptar menos parques, pero hacerlo bien, con el suelo de caucho», añade Isabel Moreno. Desde la concejalía se es consciente de estas carencias y Flores cuenta que, precisamente, se está pendiente de mantener una nueva reunión para acabar de perfilar el proyecto.

En cuanto a la convocatoria 2019 de los presupuestos participativos, se han finalizado cuatro proyectos. Se trata de la iluminación de la calle Astorga, la instalación de desfibriladores para los polideportivos ligeros, la insonorización de la sala del Centre Cívic Ponent y la instalación de contenedores para depositar cigarros. Otros, se están ya ejecutando, como las mejoras en La Palma o ‘Reus, ciutat inclusiva’, mejorando la accesibilidad de la ciudad y la instalación de baldosas guía para las personas con deficiencia visual; mientras que proyectos como la mejora del parque infantil de la plaza de Antoni Correig i Massó ya se han licitado.

1,4 millones para 2022-2023

A partir de ahora, los presupuestos participativos serán de carácter bianual, y es que, como subraya Montserrat Flores, «las propuestas necesitan su tiempo para ejecutarse, y no se puede hacer todo en un año». Es por ello que se opta por la bianualidad. Así pues, la próxima convocatoria será para el periodo 2022-2023 y se prevé que la primera fase, la de presentación de propuestas, se inicie en enero de 2022 y que el retorno se haga en junio. En esta ocasión, se destinarán 1,4 millones de euros, y se priorizarán las proyectos que vayan en la línea de los objetivos marcados por el Pla d’Acción Municipal (PAM).

Temas

Comentarios

Lea También