Más de Sociedad

Una peña festiva para dar visibilidad a las personas discapacitadas

Romà Solé, Impulsor de ‘Festa per a tothom’

Gerard Cañellas

Whatsapp
Romà Solé fue uno de los  impulsores de Festa per a tothom en 1991. FOTO: fabián acidres

Romà Solé fue uno de los impulsores de Festa per a tothom en 1991. FOTO: fabián acidres

Romà Solé es un tarraconense de 50 años al que la falta de oxígeno al nacer le provocó una lesión en el cerebro y desde entonces ha vivido con un grado moderado de discapacidad debido a las secuelas de parálisis cerebral infantil que le quedaron. Las principales afectaciones fueron en la parte motriz del cuerpo y en la del lenguaje, es decir, que tiene dificultades en la manipulación, en el caminar y en la dicción. Sin embargo, nada pudo impedir que Solé fuera, en el año 1991, uno de los impulsores de Festa per a tothom, una entidad festiva formada por personas discapacitadas y voluntarios que este 2021 ha celebrado su edición número 31. 

Según cuenta el cofundador del programa municipal, este fue creado «para perseguir la presencia del hecho de la discapacidad en la ciudad y aprovecha las fiestas de Santa Tecla para ello». En este sentido, Solé prefiere hablar del «hecho de la discapacidad» en lugar de personas discapacitadas. «En un momento dado una persona puede vivir la discapacidad porque la tiene o porque la tiene algún compañero o algún conocido, y en ese caso, al tratar y relacionarte con él, también vives la discapacidad». Con todo, Solé remarcaba que el objetivo de la peña festiva era «que el hecho de la discapacidad irrumpiera en la comunidad y en la ciudadanía para darle más visibilidad y que llegara a ser normalizado, ya que es algo natural», y añadía que «ojalá todo ello haya servido y sirva para que nuevas situaciones de discapacidad se vivan de forma diferente, más humana y natural». 

La entidad estrenó en 2018 su geganta Frida, con la que participan en fiestas y actos 

Volviendo a los orígenes, el que fue uno de los fundadores de Festa per a tothom recuerda que en el 1991, con 29 años, trabajaba para la Fundació ECOM, «que en esos momentos quería incidir en los ayuntamientos de Catalunya para mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas». Solé explica que «un jefe nuestro nos propuso que pensáramos algo para trabajar con una ONG de voluntarios internacionales y fue ahí cuando nos vino a la cabeza la idea de crear algo que conectara la gente de la Residencia de Sant Salvador con Santa Tecla». Y así nació Festa per a tothom. El cofundador de la peña recuerda, además que por aquel entonces la residencia y la ciudad estaban muy poco conectadas, ya que no había transporte público adaptado ni disponían de furgonetas preparadas. 

Con todo, Solé recuerda que el grupo evolucionaba muy bien pero llegó un momento en que los voluntarios, la mayoría jóvenes, empezaron a tener otras obligaciones. Era el año 2001 y Solé se preguntaba como lo harían para sobrevivir. «Y en ese momento, un día entran dos personas que no conozco por la puerta de mi despacho. Son David Barbero y Pitu Boronat, estudiante en prácticas y director de Comunicación y Relaciones Internacionales de la empresa DOW, respectivamente», cuenta Solé, que asegura que entonces se volvió a crear una red de voluntariado alrededor de Festa per a tothom, compuesta tanto por los trabajadores en prácticas de DOW como otros empleados y familiares de estos, y «con ello cambia la media de edad, que pasa a ser de 50 o 60 años, lo que supone mucha más disponibilidad». 

DOW se convirtió en el ‘partner’ de la peña en 2001 y aportó, entre otros, muchos voluntarios

De hecho, un ejemplo de la implicación de este partner más allá de en el campo del voluntariado es la aportación que hace para la creación de la geganta Frida, que fue estrenada en Santa Tecla de 2018. Cuenta Solé que estaba un día escuchando un reportaje sobre la vida de Frida Khalo en la radio cuando se dio cuenta, después de pensar mucho en que o quien podría ser el gegant, y vio claro que tenia que ser Frida. «Simplemente porque serÍa una geganta exótica, que es precisamente lo que buscamos nosotros para así llamar la atención tanto como podamos», cuenta el cofundador de Festa per a tothom. Insiste que «con Frida participamos en fiestas, vamos a actos y nos hacemos muy visibles, con camisetas muy coloridas. Utilizamos nuestra aparatosidad para lanzar el mensaje que queremos lanzar», y asegura que «había un sueño detrás de la geganta, y era el de no ser solo espectadores de la fiesta, sino participar llevando algún elemento». 

Temas

Comentarios

Lea También