«Con una donación se pueden salvar tres vidas»

Entrevista. El equipo del hospital Joan XXIII espera conseguir 10.000 donaciones durante la séptima edición de la Marató de donants de Sang de Catalunya para recuperar el nivel de reservas

LAURA ROVIRA

Whatsapp
Núria Vilanova, coordinadora de donacions del Banc de Sang i Teixits del hospital Joan XXIII de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Núria Vilanova, coordinadora de donacions del Banc de Sang i Teixits del hospital Joan XXIII de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

El inicio del nuevo año ya es sinónimo de la celebración de la Marató de donants de sang de Catalunya. Una tradición nacida de la necesidad de reservas después de Navidad. Desde el 10 de enero, el equipo del Hospital Joan XXIII de Tarragona, liderado por Núria Vilanova, trabaja para recuperar los registros de donaciones y seguir dando vida más allá de esta iniciativa que cerrará su séptima edición este viernes.

¿Por qué caen las cifras de reservas en Navidad?

La rutina que la gente que viene a donar tiene cada día se rompe por las fiestas. Son unas vacaciones donde las comidas o las compras ocupan el tiempo que podríamos destinar a visitar el Banc de Sang. Después de Navidad, contamos con una previsión de reservas de 5 días, un margen muy limitado. Lo ideal y para estar tranquilos es conseguir una previsión de 10 o 12 días.

Después de verano las reservas también disminuyen y coincidiendo con el inicio de la fiesta mayor de Santa Tecla, realizan otra marató aunque mucho más festiva…

Es una jornada muy diferente y especial donde colaboran muchas entidades que nos acompañan con espectáculos o música. Es la marató donde vienen más donantes en un día a nivel español y también europeo, es increíble y es un orgullo poder contar año tras año con esta respuesta de la ciudad de Tarragona.

¿Cómo se gestiona la coordinación entre todos los hospitales de Catalunya que participan en esta iniciativa?

Estamos en contacto constante, cada día vamos sumando y hacieno un recuento diario de las reservas conseguidas en todos los centros. Ya son siete ediciones y la coordinación es muy fácil. Nos lo tomamos como una competición solidaria.

¿Cuál es el objetivo o el número necesario para tener esa tranquilidad y margen de tiempo que comentaba?

Cada día son necesarias 1.000 donaciones en Catalunya para garantizar que todo el mundo pueda tener sangre si lo necesita, es la reserva mínima y el objetivo que se debe superar. Nos hemos fijado la cifra de 10.000 donaciones. Normalmente lo conseguimos o incluso lo superamos.

Un grupo de whatsapp abierto o el uso de los hastags protagonizan esta edición ¿por qué se han elegido las redes como base de la campaña?

Nosotros la llamamos la marató 2.0. Se ha decidido usar las redes para atraer a un público joven, el más difícil de conseguir. Es importante que las nuevas generaciones sepan la necesidad real que hay de reservas de sangre. Nos están llegando muchos mensajes en el grupo de whatsapp. Estamos muy contentos, es una forma muy rápida y productiva de resolver dudas.

¿Por qué cree que los jóvenes son el sector menos participativo?

Su rutina es totalmente diferente y también creo que hay mucha falta de información. Desde el Banc de Sang, visitamos colegios e institutos para informar de nuestra labor y la verdad es que responden muy bien. Son pequeños promotores que realmente nos pueden ayudar mucho. Compartir es la mejor publicidad.

¿Cuál es el procedimiento a seguir para donar sangre?

Primero se tiene que rellenar un pequeño formulario, después se realiza una breve entrevista con el médico donde también miramos la tensión o el nivel de hierro y si todo está bien, se procede a la donación. Es muy fácil y rápido, con una donación se pueden salvar tres vidas.

¿Y a dónde llega nuestra sangre?

La donación se va a la central en Barcelona para procesarse. Cada hospital de Catalunya demanda lo que necesita. Cuando tu sangre se ha transferido a otra persona recibes un mensaje. Es un momento muy bonito, realmente es cuando te das cuenta que ha merecido la pena, que has dado vida y has ayudado a salvar una, que no perdiste unos minutos, sino que los has ganado en alegría.

¿Qué le diría a alguien que dude en donar?

Que tenemos que hacer un esfuerzo para empatizar con esa persona que va a recibir nuestra sangre y que igual gracias a tu pequeña aportación consigue sobrevivir. Tenemos que darnos cuenta de lo afortunados que somos y verlo como una balanza donde están los que donan y los que necesitan. Todo el mundo prefiere ser donante. Si tienes la suerte de formar parte de ese grupo, dona para desequilibrar es balanza.

Temas

Comentarios

Lea También