Detectados ocho positivos en el Sociosanitari Francolí

Los afectados confirmados son seis pacientes y dos trabajadores. Los familiares de los ingresados llevan ya una semana sin poder visitar a sus seres queridos

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen exterior del Hospital Sociosanitari Francolí de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen exterior del Hospital Sociosanitari Francolí de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

El Departament de Salut confirma que se han detectado seis pacientes y dos profesionales afectados por el coronavirus en el Hospital Sociosanitario Francolí. Fuentes no oficiales –pero cercanas al centro–, aseguran que son más los casos positivos, tanto en pacientes como en personal. El equipamiento se encuentra totalmente cerrado y los familiares no pueden acceder a él bajo ningún concepto. Cabe recordar que se trata de un recinto en el que hay ingresados cerca de 160 pacientes, la mayor parte de ellos de más de 60 años y en un estado de salud débil.

El pasado miércoles, se detectaron los primeros casos de afectados por el Covid-19 en el centro tarraconense que, inmediatamente se puso en cuarentena. Los pacientes infectados se encuentran actualmente aislados a la planta 1 Sur.

Cada vez son más los pacientes confirmados, lo que preocupa y mucho tanto al personal que sigue trabajando como a los familiares que llevan ya una semana sin ver a sus seres queridos. El ambiente es malo, aseguran fuentes a las que ha tenido acceso el Diari. Hay nervios y una sensación de estar desbordados. La dirección ha dejado entrever que serían los propios trabajadores quienes estarían contagiándose entre ellos, cosa que ha molestado al personal.

Las batas impermeables y las mascarillas sofisticadas solo se ponen cuando la enfermera entra en una habitación donde hay un paciente que ha sido detectado como positivo o que está a la espera de resultados. Sino, los profesionales van con las mascarillas quirúrgicas. Los trabajadores sienten que no van protegidos con el material necesario para evitar los contagios. También reivindican que se les hagan las pruebas a todos aquellos que hayan estado en contacto con los pacientes infectados, aunque no tengan síntomas.

Contacto telefónico

El pasado jueves, los familiares de las personas hospitalizadas en el Francolí se enteraban de que ya no podrían volver a visitar a sus allegados hasta que la crisis sanitaria se acabe. «Desde hace días solo hablo con mi abuela por teléfono», explica Tomàs, quien asegura que «no puede salir de su habitación. Ni a jugar ni a hacer rehabilitación». A la abuela de Tomàs tenían que darle el alta el pasado viernes, después de meses ingresada. Finalmente, las circunstancias la obligan a seguir hospitalizada. La familia asegura que no han recibido ninguna información por parte del centro.

Por otro lado, María –nombre ficticio de la hija de una de las pacientes– explica que le dejaron un smartphone a su madre. Y es que la noticia la pilló en el sociosanitario. «Entró a la habitación una asistente socia y nos dijo que a partir del día siguiente la medidas se volvían más estrictas. Que ya no podríamos visitar a nuestros familiares», recuerda María, quien añade que poco después le dio un ataque de ansiedad a su madre. Por el momento, la paciente desconoce lo que está sucediendo a fuera. «Y así lo prefiero, sino sería peor para ella», añade.

Se multiplica el trabajo

Con esta situación, al personal del Hospital Sociosanitario Francolí se le ha multiplicado el trabajo. Y es que las visitas de los familiares sacaban mucha faena a las enfermeras, ya que la mayoría de ellos daban la comida y la cena sus enfermos. Ahora, son los propios trabajadores los que lo deben hacer. Esta tarea les ocupa gran parte de su jornada laboral, dado el gran número de pacientes que tienen al cargo. Los profesionales piden que se refuerce el equipamiento con más personal.

Temas

Comentarios

Lea También