Detenido por tocar las nalgas a una joven en Tarragona

El individuo, con una veintena de arrestos a sus espaldas, estaba increpando también a un grupo de personas en el barrio de La Granja antes de ser localizado por los Mossos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los Mossos d'Esquadra, el sábado durante la detención del sospechoso. Foto: Paco Fiori

Los Mossos d'Esquadra, el sábado durante la detención del sospechoso. Foto: Paco Fiori

Un joven marroquí de 20 años y vecino de Tarragona acabó detenido por los Mossos d’Esquadra el pasado sábado en el barrio tarraconense de La Granja como sospechoso de haber tocado las nalgas a una joven.

Además del delito de abusos sexuales, también se le imputa uno de desobediencia a agentes de la autoridad y de resistencia.

El individuo ya ha sido arrestado en más de 20 ocasiones, la mayoría por delitos contra la propiedad, muchos de ellos cometidos presuntamente este mismo año.

Sobre las ocho y media de la tarde del sábado, los Mossos d’Esquadra recibieron el aviso de que había dos individuos que estaban increpando a la gente que se encontraba en la calle Gran Canària, en La Granja.

Una patrulla de ARRO que se encontraba de servicio en Tarragona se desplazó al lugar. Los agentes hablaron con los testigos, quienes les facilitaron una descripción de los dos sospechosos.

La patrulla comenzó la búsqueda de los jóvenes y poco después los encontró. Uno de ellos se quedó en el lugar y el otro se dio a la fuga.

Los policías identificaron al primero. Como no había cometido ningún delito, lo soltaron. Y siguieron buscando al segundo. Fue localizado a unos 200 metros, escondido entre unos arbustos.

Cuando los mossos se encontraban con el sospechoso se acercó al punto una joven. Manifestó que dicho individuo le había tocado el culo sin su consentimiento, momento en que las personas que se encontraban en el lugar comenzaron también a increparlo.

Durante la intervención policial, el joven no paró de insultar a los mossos, además de amenazarlos. Y cuando lo iban a detener se resistió.

Amplios antecedentes

Tres días antes ya había sido detenido en el mismo barrio por un delito de lesiones y otro leve de hurto.

El 23 de agosto fue arrestado en Campclar por los delitos de daños, atentado a agentes de la autoridad y resistencia; el día 20 en La Canonja por lesiones leves y desórdenes públicos y el 15 por un robo con violencia.

Robo violento

Dos paquetes de tabaco y una caja de un cargador AirPods. Es el botín que consiguieron dos jóvenes que asaltaron a otros dos –amenazándolos con una botella de cristal– en el parque situado detrás de la calle Joan Baptista Plana.

La Guàrdia Urbana logró detener a uno ellos, que está acusado de un delito de robo con violencia -el ahora detenido de nuevo-.

Un vecino alertó a dicho cuerpo policial, a las nueve de la noche del 8 de febrero de este año, de que estaban atracando a un grupo de jóvenes, al lado de las mesas de pícnic.

Una patrulla se desplazó al lugar. Cuando llegó, los dos delincuentes salieron huyendo.

Los agentes salieron en persecución de los dos ladrones. Al cabo de unos 50 metros, lograron alcanzar a uno de ellos, un marroquí de 20 años y vecino de Campclar.

Huida por el río Francolí

El otro sospechoso se marchó corriendo por el río Francolí, por lo que lo perdieron de vista. 

Las víctimas relataron que los dos marroquíes les habían intimidado con una botella de cristal. Les habían dicho que si no colaboraban les agredirían con un cuchillo.

Les intentaron robar una de las bicicletas, aunque finalmente sólo se llevaron dos paquetes de tabaco y una caja de un cargador AirPods.

Ya en las dependencias policías, las víctimas reconocieron como suyos los dos objetos recuperados por los agentes a uno de los detenidos. Ante ello, a las nueve y cuarto de la noche procedieron a la detención del sospechoso.

Los agentes que participaron en la detención del sospechoso reconocieron a los autores del robo que habían estado implicados, minutos antes, en un delito de hurto en una tienda de ropa de la calle Jaume I. 

Roba un coche, conduce sin carné, ebrio y de forma temeraria

Un hombre -el sospechoso de ahora- que había sustraído un vehículo el 22 de noviembre del año pasado protagonizó una conducción temeraria –a pesar de carecer de carné– cuando fue detectado por los agentes. Finalmente abandonó el coche después de sufrir un accidente.

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 lo ha condenado por seis delitos: hurto de vehículo (32 días de trabajos comunitarios), hurto leve (multa de 60 euros), resistencia a agentes de la autoridad (multa de 726 euros), conducción sin permiso y alcoholemia (42 días de trabajos comunitarios y no poder conducir durante 20 meses) y negativa a someterse a la prueba de alcoholemia (cuatro meses de prisión y no poder conducir durante ocho meses).

Además, el procesado deberá de indemnizar al Ayuntamiento de Tarragona con 1.024 euros por los daños causados en un árbol y en la acera. Es el acuerdo de conformidad al que llegaron el fiscal y el abogado defensor en el Juzgado de Guardia.

El inicio de la historia de este ciudadano marroquí se remonta a las 22.20 horas del 22 de noviembre del año pasado. Acudió a la calle Riu Ter, en el barrio de Campclar.

Con la llave en la guantera

Accedió a un vehículo Kia Stonic, cuya llave de reserva se encontraba en el interior de la guantera y que previamente había sido sustraída.

Dicho coche se encontraba estacionado en la puerta del domicilio del propietario.

Una vez en el interior del coche, el acusado se marchó con él. Dicho vehículo fue detectado sobre las siete de la mañana del día siguiente por la Guàrdia Urbana en la confluencia de las calle Vint-i-u y Sis de Bonavista.

Los agentes dieron el alto al conductor por circular a gran velocidad y en zigzag. El acusado hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes para que detuviera la marcha y emprendió la huida, sin detener la marcha por la calle Vint, girando por la Nou, en la que abandonó en marcha el vehículo, dándose a la fuga a pie.

Como consecuencia de la acción del conductor, el coche chocó con un árbol que se encontraba en la acera. La persecución continuó a pie por la calle Set, a pesar de las órdenes dadas por dos de los guardias para que se detuviera.

Finalmente, lograron alcanzar al individuo y procedieron a su detención. Tuvieron que reducirlo en el suelo ya que persistía en su actitud de huir. El hombre nunca ha obtenido el carné de conducir.

Sin poder soplar

Además, el hombre circuló al volante del vehículo afectado por la ingestión de bebidas alcohólicas, "con la consiguiente merca de reflejos y pérdida de atención en la conducción".

Y cuando los guardias quisieron hacerle la prueba de alcoholemia se negó a ello. Lo intentó en seis ocasiones, interrumpiendo de forma intencionada la prueba.

Presentaba síntomas de haber bebido: olor a alcohol, estaba confuso, con la mirada perdida, se le juntaban las palabras y pronunciaba frases sin sentido.

Por su parte, el vehículo resultó con daños en el parachoques delantero, en el faro y antiniebla derecho, siendo tasados pericialmente en 979 euros.

Temas

Comentarios

Lea También