Más de Tarragona

El 70% de municipios de Tarragona, sin contagios

Los positivos, en los registros más bajos en 14 meses. Los hospitales tienen un nivel asumible de pacientes. Hay 33 ingresados, lejos de los 185 de agosto. Los sanitarios llaman a la cautela

Raúl Cosano

Whatsapp
Los positivos, en los registros más bajos en 14 meses. Foto: A. Mariné

Los positivos, en los registros más bajos en 14 meses. Foto: A. Mariné

La provincia se va librando de los azotes del virus, quién sabe si de forma definitiva. La pandemia tiene algunos de los indicadores más bajos en 14 meses. En algunos casos hay que regresar a julio de 2020 para ver una situación mejor. Sucede, por ejemplo, con el volumen de casos o el riesgo de rebrote, el más bajo en más de un año, lo que hace aflorar el debate de si es el final de la pandemia después de la quinta ola del verano y los incrementos de vacunación o si se trata simplemente de un valle antes de que los contagios se vuelvan a disparar por el efecto de la vuelta al cole y el incremento de la movilidad en septiembre. 

Sea como sea, la radiografía municipal muestra una provincia con poca afectación del viurs, muy teñida de verde. Alrededor del 70% de los municipios no tienen ni un caso. La cifra es mejor incluso que la de inicios de junio, antes de la quinta ola, cuando era el 60%. Hay comarcas prácticamente sin infecciones. En La Ribera d’Ebre solo Ascó registra contagios. En el Priorat ocurre lo mismo con Falset y en la Conca de Barberà con Montblanc, según el mapa de casos activos –esto es, diagnósticos del SARS-CoV-2 en los últimos 14 días– que publica el Departament de Salut. 

Densidad y más infecciones

Algo más de incidencia hay, como sucede siempre, en los lugares con más densidad y movilidad, lo que en la provincia se suele asociar al litoral, con comarcas como el Tarragonès o el Baix Penedès, que son las que acumulan menos poblaciones completamente libres de la Covid-19. Esas zonas siempre han sido las que más han sufrido la proliferación del virus. Ahora sucede algo parecido, si bien tampoco la situación es complicada en estos momentos. 

En toda Tarragona capital solo hay 69 casos activos, según los datos oficiales de Salut, en Reus hay 94 y en El Vendrell 28. Otro ejemplo de la coyuntura benévola sobre el mapa: entre Salou y Cambrils suman 61 casos y en Tortosa hay 36. Solo Cunit, con diez casos activos, se cuela entre las diez localidades catalanas con más incidencia acumulada de casos en la última semana, según el último informe técnico de la Xarxa de Vigilància Epidemiològica de Catalunya. La estabilidad de la situación se palpa de forma directa en la realidad hospitalaria. «Llegamos a un pico a primeros de agosto y se inició entonces una tendencia muy lenta a la baja. Llevamos unos 15 días moviéndonos entre esos 35 y 40 enfermos», cuenta Òscar Ros, vocal de relaciones institucionales del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT). 

La cifra es cuatro veces menos del pico de hospitalizados de esta quinta ola (185) y una de las más bajas de toda la pandemia. «Nos está costando el desalojo de las UCI, como siempre pasa. Y eso que esta vez la estancia en intensivos, de promedio, ha sido más corta que en otras oleadas. Pero también en esos cuadros influyen no solo el virus sino las pluripatologías que puedan tener estos pacientes», añade Ros. 

La inercia es muy positiva pero está por ver el impacto de septiembre y la vuelta al cole

«Gracias a la vacuna»

El contraste es claro con el año pasado a estas alturas, cuando había alrededor de 70 pacientes ingresados, más del doble que ahora, pero con una inercia ‘in crescendo’ mucho más inquietante. «Si estamos como estamos es gracias a la vacuna, por si alguien tenía alguna duda.

Estamos en niveles aceptables, aunque todavía queda mucha gente por vacunar», indica Ros, que pone un ejemplo: «Estamos en una incidencia de 64 casos por cada 100.000 habitantes, lo que quiere decir que tenemos diez casos cada diez días. Se trata de una cantidad aceptable que los hospitales pueden asumir. Ahora mismo no es planteable que no haya enfermos de Covid-19, irán apareciendo casos pero el sistema los puede asimilar». 

Los contagios también alcanzan niveles muy bajos. Rondan los 200 a la semana. Hay que regresar a mediados de julio de 2020, 14 meses atrás, para apreciar una estadística tan baja. En aquel momento, el verano estaba siendo plácido, porque se venía de los efectos de contracción que había provocado el gran confinamiento domiciliario de la primavera. 

Tarragona está entre las provincias de España con menos circulación del virus, según el último informe del Ministerio de Sanidad, del 16 de septiembre. Registra una incidencia de 86 casos por cada 100.000 habitantes y una ocupación de camas de Covid-19 del 1,5%. Pese a todo, se impone un mensaje de cautela. «Si algo hemos aprendido en estos casi dos años de pandemia, es que tenemos que ser muy prudentes. Es verdad que los casos han bajado de una manera espectacular y que estamos en registros muy bajos, pero cada vez que han bajado han vuelto a subir», explica Ros.  

Ayer Tarragona registró cinco pacientes menos ingresados por Covid. Hay un total de 33, de los que 16, alrededor de la mitad, permanecen en la UCI. El riesgo de rebrote y la Rt, la velocidad de contagio, crecieron ligeramente, pero tanto la incidencia acumulada como la tasa de positividad descienden. 

Temas

Comentarios

Lea También