El Hospital de Reus pasará a ser propiedad de la Generalitat el próximo miércoles

Comienzan los trámites de un traspaso que culminará el 22 de julio, tras cuatro años de negociaciones. El consistorio asegura que la operación asegura el futuro del Sant Joan

J. Salvat

Whatsapp
Imágen del interior del Hospital Universitari Sant Joan de Rues. FOTO: A. Mariné

Imágen del interior del Hospital Universitari Sant Joan de Rues. FOTO: A. Mariné

«Permitidme que respire profundamente», ha señalado satisfecho el concejal de Salut, Òscar Subirats, que ha seguido: «Hemos podido salir de esta situación con tranquilidad». Y es que este miércoles, en el Ayuntamiento de Reus, se celebra el fin de un trabajo de cuatro años tras anunciar que el próximo miércoles 22 de julio se hará el último paso para culminar la trasmisión de la propiedad y de los préstamos del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. «Es un momento que no deja de ser épico», ha enfatizado. Porque finalmente, y a pesar de las dudas de la semana pasada, el traspaso se hará en la fecha establecida.

Este jueves ya comienzan los trámites para poner fin a esta operación con una reunión del consejo administrativo de Reus Municipal y el próximo lunes se firmará ante notario la venta de la sociedad Hospital Universitari Sant Joan de Reus SAM, a la nueva Entitat de Dret Públic (EDP) Salut Sant Joan de Reus - Baix Camp, propiedad de la Generalitat, que pasará a encargarse de la gestión del centro. Por último, el miércoles, y también ante notario, se hará efectiva la transmisión patrimonial, es decir del edificio del Sant Joan, así como de los préstamos que la empresa Reus Serveis Municipals tenía pendientes, que también pasarán a ser del CatSalut. Todo ello, comportará disolver el actual consejo administrativo para pasar a nombrar uno de nuevo, en el que habrá dos representantes del consistorio, entre ellos, el propio Subirats.

«Estamos ante una reparación histórica de una deunda de la Generalitat a Reus»
Òscar Subirats. Concejal de Salut

Esta operación, que comenzó a  gestarse en 2016, cuando las cuentas del HUSJR dieron negativas –comportando el primer año en el que no se pagaron los objetivos a los trabajadores del centro sanitario y en que se abrió la primera cláusula de disolución– supondrá que el consistorio se libere de una deuda de aproximadamente sesenta millones de euros.

Y es que el Hospital Universitari Sant Joan de Reus tiene un presupuesto anual de 140 millones de euros, da asistencia médica a más de 200.000 personas del área Reus, Baix Camp, e incluso el Camp de Tarragona y tiene un millar de trabajadores. Estos, aseguró Subirats, seguirán teniendo los mismos derechos y condiciones que antes de la firma.

Por todo ello, Subirats ha destacado que el traspaso no es una mera cuestión económica, sino un movimiento pasa asegurar la calidad asistencial del servicio «asegurando el mantenimiento de la salud de proximidad, la cartera de servicios -para incluso ampliarlos, el carácter universitario, la presencia de la investigación  y también avanzar hacia un sistema de Salud en Red». 

Una deuda histórica

Reus pidió en la década de los ochenta la construcción de un hospital en la ciudad. Por aquél entonces, la Generalitat no se hizo cargo y fue cuando empezó un modelo sanitario impulsado desde el municipio. Así lo recordó Subirats, que consideró la operación que se cerrará la próxima semana como «una reparación histórica de la Generalitat con la ciudad de Reus». 

La vicealcaldesa, Noemí Llauradó, también ha señalado la importancia de este cambio de propiedad para asegurar el futuro del hospital. «El Sant Joan es y seguirá siendo el Hospital de Reus», ha apuntado Llauradó, insistiendo en que la operación «se ha hecho para asegurar la cartilla de servicios, e incluso ampliarla; su carácter universitario» y, asegurando que, esta «es una nueva etapa con un futuro lleno de oportunidades para el hospital, llamado a ser referencia del país».  

En ese aspecto también se ha centrado el alcalde de Reus, Carles Pellicer, quien contempla esta venta como «un punto y seguido que debe permitir que la sanidad aguante los retos de futuro con plenas garantías. Pellicer no considera que el consistorio se desprenda del equipamiento, señalando que lo importante no es gestionar el Hospital, sino tenerlo: «Su existencia es el legado del Ayuntamiento a través de distintos alcaldes y gobiernos deja a la ciudad».

Temas

Comentarios

Lea También