El polígono químico sur no está al 100% de su actividad un mes después de la explosión de Iqoxe

Iqoxe, inmersa en una investigación, no sabe cuándo volverá a producir y otras como Repsol se plantean comprar óxido de etileno a otros productores para no tener que parar sus plantas

JOAN MORALES

Whatsapp
Imagen de la planta de Iqoxe, días después de la explosión de uno de sus reactores. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Imagen de la planta de Iqoxe, días después de la explosión de uno de sus reactores. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Hoy hace justo un mes que, sobre las 18.40 de la tarde, el cielo de los barrios de Ponent de Tarragona se iluminó con una gran bola de fuego. Acababa de estallar uno de los reactores de la empresa Industrias Químicas del Óxido de Etileno (Iqoxe) provocando, además de un incendio, una lluvia de fragmentos metálicos que se esparcieron en un radio de varios kilómetros. El trágico balance es conocido: tres muertos y siete heridos.

Un mes después de aquel fatídico 14 de enero, el polígono químico sur de Tarragona todavía no ha recuperado el 100% de su actividad. Empezando por la propia Iqoxe, la única fabricante de óxido de etileno de toda España, que se encuentra inmersa en una investigación judicial bajo secreto de sumario y cuya producción se encuentra totalmente paralizada, desconociéndose cuándo podrá volver a producir.

La firma contaba con cinco reactores, uno de los cuales estalló, y junto a éstos está la planta de óxido de etileno, con una producción anual de hasta 140.000 toneladas al año. Aunque sin fecha, el objetivo de Iqoxe es poner en marcha cuanto antes su planta, desde donde suministran –a través de sus tuberías– óxido de etileno a algunas empresas del polígono.

Es por ello que el accidente del pasado 14 de enero también ha tenido efectos colaterales en otras químicas del polígono. Es el caso de Repsol, uno de los grandes clientes de Iqoxe. Fuentes de la compañía han confirmado al Diari que «Iqoxe es un proveedor local relevante para nosotros y ya estamos trabajando para ver cómo podemos suplir su suministro –con proveedores externos– mientras dure la parada de la planta, para evitar afectaciones importantes en nuestra producción».

Una de las consecuencias de esta falta de suministro de óxido de etileno es «la ralentización de la producción. Además, cuando se agote totalmente la reserva de esta materia prima, y si no se encuentra una alternativa de servicio, habrá que parar la producción de plantas». No obstante, desde Repsol insisten en que «seguiremos trabajando para garantizar el máximo posible la disponibilidad de nuestras plantas, para minimizar el impacto para nuestros clientes y empleados».

Por lo que respecta a las alternativas de servicio que se buscan, Repsol apunta que «todas contemplan que la logística sea Intermodal por los requerimientos técnicos de las plantas. En definitiva, se utilizarán soluciones similares a las que otras empresas del polígono industrial de Tarragona ya están aplicando».

Producción a medio gas

Dow Chemical es otra de las empresas del polígono químico que, indirectamente, ha sido afectada por el accidente de Iqoxe, ya que dos calderas de vapor de esta firma alimentaban varias de sus unidades. Fuentes de Dow explican que «cuando se produjo la explosión activamos nuestro plan interior de empresa y por prevención paramos todas las plantas de manera ordenada. Después hicimos una revisión ordenada de todas ellas». Una vez que Indústria ha autorizado la puesta en marcha de estas dos calderas de vapor de Iqoxe «hemos empezado a remontar la actividad. Actualmente tenemos toda la producción en marcha, aunque no al 100%».

Suministrador de oxígeno

Messer Ibérica, como fabricante de gases industriales, medicinales, alimentarios y especiales, es el principal suministrador de oxígeno de Iqoxe, por lo que la parada de esta fábrica por culpa del accidente del 14 de enero «ha obligado a reducir la producción de nuestras plantas», confirman a esta redacción desde esta compañía, donde reconocen que «el problema es que no sabemos hasta cuándo durará esta situación».

Por último, está el caso de BASF. La explosión del reactor de Iqoxe dañó una tubería de su planta que ha tenido que ser reparada. Fuentes de BASF han confirmado que «la planta ha estado parada durante dos semanas y media pero desde esta misma semana ya opera con normalidad».

Diferentes aplicaciones

El óxido de etileno que producía Iqoxe tiene diferentes aplicaciones, como por ejemplo limpiar los instrumentos quirúrgicos, aislantes para la construcción, o anticongelantes de automóviles, y se puede usar también en la industria farmacéutica.

Según datos del Departament d’Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya, la industria química genera 34.416 puestos de trabajos directos en Catalunya y supone un 16,9% de las exportaciones catalanas. Además, la producción y distribución afecta la cadena de valor de un amplio tejido empresarial catalán. En Catalunya existen 792 empresas químicas, un 50% de las cuales están localizadas en la provincia de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También