Junts exige más ayudas a empresas y entidades de TGN para dar el ‘Sí’ a las cuentas

El Ayuntamiento solo ha pagado al sector privado el 33% de las subvenciones anunciadas

Octavi Saumell

Whatsapp
Las terrazas está cerradas desde el pasado 16 de octubre.FOTO: ALBA MARINÉ

Las terrazas está cerradas desde el pasado 16 de octubre.FOTO: ALBA MARINÉ

A pocas semanas para que el gobierno municipal lleve al pleno telemático la aprobación de las cuentas de 2021, a día de hoy el alcalde –Pau Ricomà (ERC)– sigue sin tener asegurada la mayoría que le permita tirar hacia adelante el presupuesto del próximo año. Esta semana, el ejecutivo de la Plaça de la Font ha pisado el acelerador para buscar la reedición de la mayoría con Junts y la CUP que, tanto en junio como en diciembre de 2019, hizo posible tanto la investidura como la aprobación de los números de 2020. Por ello, el concejal de Hisenda –Jordi Fortuny (ERC)– ya se ha reunido con Dídac Nadal (Junts) y Laia Estrada (CUP) para abordar las posibilidades de éxito para repetir la votación con 14 de los 27 sufragios del Saló de Plens.

A diferencia de hace un año, ambas formaciones soberanistas han subido ahora el listón de exigencias, lo que provocará que la negociación vuelva a alargarse hasta última hora. De hecho, en Junts no ha gustado que, hasta la fecha, el Consistorio solo haya pagado a las empresas el 33% de las ayudas anunciadas: un 20% al sector económico (99.000 sobre 450.000) y el 100% de los 100.000 euros al sector cultural. En total, 199.000 euros sobre un paquete licitado de 550.000. Ahora se ha publicado unas nuevas bases para otorgar otros 500.000.

«Partidas quirúrgicas»

Por ello, en la reunión del pasado martes Nadal puso sobre la mesa del concejal de Serveis Centrals la elaboración de «un plan de ayudas a autónomos, comercios, restauradores, entidades culturales y deportivas» para «poder dar respuesta a una situación excepcional». A juicio de los nacionalistas, el nuevo presupuesto «debe tener un carácter extraordinario, con partidas quirúrgicas para reactivar la economía local».

Asimismo, el socio del gobierno local pide para volver a dar sus tres síes «una fuerte inyección económica» en favor de «las entidades que atienden a los colectivos más vulnerables». Por ello, Nadal exige que se faciliten «subvenciones directas y nominativas en el presupuesto», poniendo como ejemplo un aumento de 70.000 euros a la Creu Roja, la Casa del Transeünt y el proyecto de vivienda social Housing First.

Asimismo, Junts apuesta por acciones de microurbanismo, como la elaboración de «un plan de conectividad de los barrios a través de inversiones en viales y carriles bici en la N-340, la N-240 y la T-11». Nadal también ve insuficiente la partida de 500.000 euros prevista para la reforma de la calle Canyelles, en lo que sería la primera fase de la Illa Corsini, impulsada por Albert Abelló en 2015. Junts pide que se impulse «una segunda fase».

La CUP no ha visto números aún

Por su parte, la CUP mantuvo el pasado miércoles una primera reunión bilateral con el ejecutivo de la Plaça de la Font. Pese a ello, la portavoz Laia Estrada reconoce que «no hemos visto ningún borrador», y asegura que «todavía nos faltan elementos» para decidir el posicionamiento. «Los presupuestos deben ser un dique contención contra los estragos de la actual crisis económica. Se necesitan grandes partidas para vivienda y contra la pobreza energética; para acabar con todas las brechas en el ámbito educativo y para desplegar un plan de ayudas para los sectores más castigados por la Covid», indican las cupaires, en referencia también «al pequeño comercio, la restauración y la cultura».

Temas

Comentarios

Lea También