Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Xarxa Santa Tecla recupera el proyecto de la cámara hiperbárica tras el Covid-19

Algunos ensayos apuntan a que esta máquina podría contribuir a mejorar la recuperación de aquellos pacientes que han sufrido el virus de manera grave y les han quedado secuelas

CARLA POMEROL

Whatsapp
Imagen del interior de una cámara hiperbárica, como la que se prevé instalar en Tarragona. FOTO: GETTY IMAGES

Imagen del interior de una cámara hiperbárica, como la que se prevé instalar en Tarragona. FOTO: GETTY IMAGES

La llegada del Covid-19 ha frenado todos aquellos proyectos que la ciudad tenía en mente. También los relacionados con el ámbito de la salud. Nos referimos a la instalación de la cámara hiperbárica, prevista para el año 2021 y capitaneada por la Xarxa Sanitària i Social Santa Tecla. El primer semestre de 2020 era clave para encontrar la financiación de esta máquina, que permitirá tratar médicamente mejor a los tarraconenses. Se trata de la primera cámara hiperbárica en toda la provincia y la cuarta de Catalunya. Los últimos ensayos apuntan a que está máquina podría ayudar a una mejor recuperación de las secuelas sufridas por pacientes víctimas del coronavirus.

El proyecto de la cámara está bastante avanzado, pero la pandemia lo ha dejado temporalmente en stand by. En febrero, los responsables de la Xarxa Santa Tecla explicaban la idea a los agentes especializados en emergencias del territorio. El objetivo era buscar complicidades entre los beneficiarios.

El siguiente paso es reunirse con las empresas químicas. Joan Maria Adserà, director general de la Xarxa Santa Tecla, asegura que «la crisis sanitaria que estamos pasando ha dejado claro que la industria está a la altura cuando se trata de la salud de los tarraconenses. Prueba de ello es la gran cantidad de recursos que ha destinado, por ejemplo la AEQT, en respiradores y otros materiales». Según Adserà, el sector de la química ha mostrado sensibilidad en este aspecto.

Pese a ello, lo importante ahora es encontrar la financiación del proyecto, que rondaría entorno al millón de euros. «La intención es recuperar los trámites y reemprender los contactos durante el mes de julio y septiembre», explica Adserà, quien añade que los timings siguen siendo los mismos. La idea es que en 2021, la demarcación de Tarragona cuente ya con una cámara hiperbárica.

Su función es utilizar oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica normal, con el fin de curar y regenerar tejidos dañados. En un inicio, la máquina servía para tratar la enfermedad por descompresión, muy habitual en actividades subacuáticas. También se utilizaba para intoxicados por monóxido de carbono, en caso de incendios. Con el paso del tiempo, se ha demostrado que esta medicina puede tratar otras indicaciones, como por ejemplo, las lesiones por radioterapia, pie diabético, sordera súbita, úlceras y quemadas, entre otras patologías. Para poder practicar esta técnica se necesita una cámara hiperbárica, un compartimiento hermético, normalmente de acero. El paciente, acompañado de personal sanitario, respira oxígeno puro a una presión superior a la atmosférica, aumentando así los niveles de este en el riego sanguíneo.

Un ensayo

La última indicación que se está estudiando es la de curar el Covid-19 y sus secuelas. Sin ir más lejos, el grupo valenciano Sermesa –empresa que presta servicios médicos–, ha tratado con éxito un caso de coronavirus de una paciente de 46 años tras un tratamiento de cinco sesiones de oxigenoterapia en su servicio de cámara hiperbárica de Mislata (Valencia). Según informaba el equipo médico que la atendió, la paciente tenía síntomas leves, como dolores musculares y de cabeza, y fiebre. Tras consultar algunos casos similares en otros países, la empresa sometió a la enferma a un programa de cinco sesiones de 80 minutos a finales de abril.

Después de la primera sesión, la paciente ya refirió una mejoría general en su estado, que se repitió a lo largo de todo el tratamiento. Tras la finalización del mismo, un nuevo análisis PCR dio negativo y otros estudio sobre serología concluyó que la paciente había creado inmunidad.

Por todo ello, Sermesa comunicará próximamente a las autoridades científicas y sanitarias los resultados de este caso, que pueden demostrar validez del tratamiento en cámara hiperbárica para enfermos de Covid-19.

Para las secuelas

Más prudente se muestra el director general de la Xarxa Santa Tecla, Joan Maria Adserà, quien asegura que, por el momento, la cámara hiperbárica no es un tratamiento alternativo a la ventilación mecánica. Es decir, esta especialización de la medicina no podría curar a un enfermo grave por coronavirus, según Adserà. «Por un tema de tiempo y de logística. Por una parte, la compresión, oxigenación y descompresión requiere de, al menos, dos horas. Además, en una cámara de estas características caben unas ocho o diez personas», asegura Adserà, quien añade que «los pacientes críticos, normalmente, necesitan de una camilla. No creo que sea posible que este mobiliario pueda acceder a la máquina, ya que podría haber riesgo. Pensar que es una zona de oxigenación».

Otra cosa –según Adserà–, es que la cámara hiperbárica pueda ayudar con las secuelas que dejan el virus. «Existe un grupo de pacientes que han pasado la enfermedad de manera grave y que las secuelas son muy importantes. En este caso, el tratamiento de la cámara hiperbárica podría mejorar su recuperación», explica Adserà. Sería una especie de equipamiento de rehabilitación.

A pesar de las primeras valoraciones, el director general de la Xarxa Santa Tecla quiere dejar claro que es complicado opinar sobre el tema, «ya que no hay casos suficientes como para poder tener evidencias científicas de que esta máquina puede tener un papel importante en la lucha contra el Covid-19», dice Adserà.

La cuarta en Catalunya

La cámara hiperbárica tiene muchas indicaciones y cada vez se amplia más el abanico. Actualmente, en Catalunya solo hay tres centros hospitalarios que dispongan de ella. Una está en el Moisès Broggi de Sant Joan Despí, otra en el Hospital de Palamós y la última, que se instaló hace poco más de un año, en el Hospital Universitari General de Catalunya.

En España hay un total de 20 cámaras hiperbáricas, destacando las de Castellón, municipio que cuenta con un número de habitantes parecido al de Tarragona y, sin embargo, tiene dos máquinas. La promesa es que la demarcación cuente con una cámara de estas características a partir del año que viene.

Temas

Comentarios

Lea También