Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

La concejal Varas regulará las terrazas pese a su vinculación directa con una de la Part Alta

Los partidos de la oposición critican que la edil será «juez y parte» en la redacción de la nueva ordenanza. El gobierno municipal defiende que los juristas «no ven incompatibilidad»

Octavi Saumell

Whatsapp
Paula Varas, a la derecha, junto al alcalde Pau Ricomà y la edil María José López. FOTO: CEDIDA

Paula Varas, a la derecha, junto al alcalde Pau Ricomà y la edil María José López. FOTO: CEDIDA

La concejal de Esquerra Republicana Paula Varas preside la comisión que debe impulsar la nueva ordenanza de las terrazas pese a que tiene vinculación directa con una, que está situada en la calle Cós del Bou. Esta circunstancia, confirmada por el Diari, ha provocado el rechazo de todos los partidos de la oposición, que hacen frente común al considerar que la responsable de Domini Públic y Llicències «no es la persona más adecuada» para ocupar el cargo, ante la «incompatibilidad de intereses» que, consideran, puede tener para el ejercicio de esta responsabilidad pública. Esta denuncia es compartida por PSC, Cs, Junts per Tarragona, CUP y PP.

De hecho, en su registro de actividades e incompatibilidades, Varas indicó al inicio del mandato que contaba con una consultoría, así como que asesoraba a «establecimientos de restauración». Asimismo, en su presentación en la página web municipal, la propia edil afirma «combinar mi trabajo de consultora y mis estudios con una empresa familiar en el sector gastronómico».

Fuentes del equipo de gobierno manifestaron ayer que «quien decide si hay incompatibilidad es Secretaria General y, Secretaria, dice que no la hay». Desde el ejecutivo se añadió que «además, la comisión no abordará la situación de ningún bar en particular, sino la relación entre la actividad de las terrazas y la ocupación del espacio público», por lo que considera que «se trata de una polémica artificial».

Por su parte, la propia concejal indicó ayer a este periódico que se considera «habilitada» por parte de los servicios jurídicos municipales para presidir la comisión, ya que «como es lógico, priorizaré el interés general». En este sentido, sin embargo, Vargas afirma estar «dispuesta» a «renunciar» a seguir ostentando la presidencia de la comisión que debe definir la futura ordenanza pese a reivindicar que «trabajo de una forma preocupada y ética por el bien común». Asimismo, la edil remarcó que la terraza con la que tiene lazos «solicitó el permiso antes de que yo fuera concejal. De hecho, se tardó 400 días en dar el permiso y tuvo que pagar todo el año por contar solo durante un trimestre con la terraza».

«No» de los socios de investidura

La presidencia de Varas no es bien vista ni por los dos socios de investidura de ERC que están en la oposición: Junts per Tarragona y la CUP. «Consideramos que para evitar dudas de buen gobierno, no debería nombrarse a presidentes con presuntas incompatibilidades. De este modo se mejoraría la transparencia y no se generarían dudas», indica la edil de Junts Cristina Guzmán.

Laia Estrada (CUP) se expresa de manera muy parecida. «No estamos de acuerdo en que una persona con un interés privado participe y, aún menos, encabece la toma de decisiones políticas que condicionan de forma directa este interés. Seguro que el gobierno tendrá asegurado que no se trata de una incompatibilidad legal, pero para nosotras no es ético, y creemos que sí que hay un conflicto de intereses», ya que «en la ordenación de las terrazas hay múltiples actores e intereses, y alguien podría pensar que los de la restauración estarán mejor defendidos que los vecinales».

Temas

Comentarios

Lea También