Más de Tarragona

Las obras del Teatre Tarragona acabarán en dos semanas

Lo primero que acogerá el renovado equipamiento será el festival FITT y el estand de las Festes de Santa Tecla

Carla Pomerol

Whatsapp
Las deficiencias estructurales se detectaron en el vestíbulo del Teatre Tarragona. FOTO: alba mariné

Las deficiencias estructurales se detectaron en el vestíbulo del Teatre Tarragona. FOTO: alba mariné

Se acelera la reforma del Teatre Tarragona, tras los desprendimientos en el hall detectados a principios de junio. En quince días, las obras del vestíbulo del equipamiento estarán listas. La previsión es que el teatro pueda abrirse al público a principios de septiembre y se estrene con el FITT, el festival de teatro de Tarragona, que se celebrará del 1 al 4 de septiembre. Además, el Ayuntamiento tiene claro que el estand de las Festes de Santa Tecla también se instalará en el hall del teatro, sobre el 11 de septiembre.

«Estamos batallando para que el Teatre Tarragona pueda volver a funcionar con normalidad lo antes posible, teniendo en cuenta que hay una programación teatral que cuenta con el equipamiento para el otoño», explica la concejal de Cultural del Ayuntamiento de Tarragona, Inés Solé, quien añade que «que se hayan acelerado los trabajos no significa que se estén haciendo mal. Todo el departamento está volcado con estas obras porque, si una cosa tenemos clara, es que el equipamiento no puede volver a cerrarse».

Un teatro gafado

Los contratiempos en el Teatre Tarragona no han cesado desde su inauguración, en el 2012. El pasado mes de junio, el Ayuntamiento comunicaba el cierre inmediato del equipamiento ubicado en la Rambla Nova por riesgo de desprendimientos en el vestíbulo del equipamiento. Así lo desvelaba un informe encargado por el mismo consistorio, documento que recomendaba la suspensión de toda la programación prevista para el verano.

Fue el mismo alcalde, Pau Ricomà, quien detectó los desperfectos del vestíbulo. En una visita al teatro se dio cuenta que algunos plafones se despegaban de la pared. Fue entonces cuando se activaron los señales de alarma que han acabado con el teatro cerrado durante todo el verano. 

En un primer momento se hablaba de que las obras durarían unos tres meses aproximadamente. Finalmente, los trabajos se han acelerado y, entre la primera y la segunda semana de agosto, en equipamiento ya estará disponible.

La mayoría de funciones se han reprogramado para el otoño y, otras, se han llevado a cabo igualmente con la diferencia de que los asistentes han accedido al recinto por la puerta de atrás, la que da a la calle Santa Clara.

Temas

Comentarios

Lea También