Más de Tarragona

Los transportistas, indignados por la restricción de camiones por la AP-7 los domingos

El sector, que ha recurrido la medida, se siente «discriminado» y «culpabilizado» y recuerda que las retenciones en la autopista ya se producían antes de desaparecer los peajes

Joan Morales / ACN

Whatsapp
Camiones aparcados en el área de servicio de Altafulla,  el domingo por la tarde.  FOTO: ACN

Camiones aparcados en el área de servicio de Altafulla, el domingo por la tarde. FOTO: ACN

Los transportistas están que echan humo ante la decisión del Servei Català de Trànsit de prohibir la circulación de camiones de más de 7,5 toneladas por la AP-7 todos los domingos de este mes de septiembre, entre las cinco de la tarde y las diez de la noche. En teoría esta medida restrictiva se empezó a aplicar este pasado fin de semana para aligerar el tráfico e intentar evitar o reducir las colas kilométricas que se produjeron el domingo 5 de septiembre, el primer fin de semana sin peajes en la AP-7.

Este pasado domingo, los aparcamientos de las áreas de descanso del tramo de la AP-7 en Altafulla se llenaron de decenas de camiones aparcados y fueron muy pocos los que circularon a partir de las 17 horas.

Desde la Federació Empresarial d’Autotransport de Tarragona (FEAT), se muestran «en desacuerdo» con una medida que «hemos impugnado judicialmente», explica al Diari el presidente de esta federación de transportistas de la provincia de Tarragona, Josep Lluís Aymat. Además de este recurso, los transportistas están en contacto con el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, para hablar del tema y, según explica Aymat, «el Servei Català de Trànsit también quiere hablar con nosotros».

Los transportistas se sienten «muy discriminados, señalados y culpabilizados. Este pasado domingo quedó demostrado que el hecho de prohibir circular camiones por la AP-7 de 17 a 22 horas no ha evitado las colas», comenta el presidente de FEAT, para quien «es evidente que estamos ante un problema de capacidad de la autopista, que no puede absorber tanto volumen de tráfico. Toda la vida ha habido retenciones de 30 kilómetros y es evidente que la desaparición de los peajes ha ayudado a que la gente vaya más por la autopista. Pero no es culpa nuestra. No puede ser que se nos culpabilice de todo».

Los transportistas advierten que «el hecho de estar con el camión parado durante tantas horas dificulta toda la operativa logística de ese transporte, porque se rompe la cadena».

Este hecho fue corroborado el pasado domingo por algunos camioneros que se vieron obligados a aparcar durante cinco horas en algunas de las áreas de descanso. «La prohibición no ayuda nada porque tenemos tiempos muy justos para llegar al destino, aunque se entienda cuando hay tanto tráfico», explicaba Arlindo Silva, un camionero portugués que trabaja para una empresa de transportes española, que aparcó su vehículo en un parking habilitado en la entrada de Altafulla.

O Gregorio Diacono, un camionero que se dirigía a Granada y que aseguró sentirse «asqueado. Yo llevo una lona y puedo estar parado un rato, pero el compañero transporta frigoríficos. Además, ha habido camioneros que han tenido que irse a aparcar más adelante porque no hay sitio para tantos camiones».

El presidente de la Federació Empresarial d’Autotransport de Tarragona confía que se acepte el recurso contencioso-administrativo presentado por las asociaciones de transportistas de Catalunya CETCAT y COT y que «en los próximos días se produzca una suspensión cautelar, porque la adopción de esta medida ha ignorado todos los derechos de nuestro sector». Por último, Aymat lamenta que no se les haya citado para negociar ni comunicado a tiempo todas las medidas adoptadas. «La Justicia nos tiene que dar la razón. Las carreteras y autopistas son tan nuestras como de todo el mundo».

«Señalados» y «criminalizados»

CETCAT y COT emitieron la semana pasada un comunicado en el que justificaron la presentación del recurso contencioso-administrativo contra la medida. Según los transportistas, la decisión los «señala y criminaliza» y confían que la Justicia «amparará nuestros derechos», que lamentan que han sido «ignorados».

Según estas dos asociaciones de transportistas catalanes no hay «ninguna justificación» que avale la adopción de la medida. Por su parte, la asociación de transportistas a nivel de España Fenadismer ha alertado que afectará «muy gravemente» a las exportaciones españolas.

CETCAT y COT, que representan el 75% de los empresarios del sector del transporte en Catalunya, critican que de entre todas las alternativas se decidiese prohibir la circulación de camiones, una decisión que consideran «improvisada» y que denuncian que no contaba con el consenso del sector. Aseguran que hubiese sido una mejor opción que los domingos de septiembre se levantase la barrera de los peajes de la C-32 y la C-33 para que se pudiesen trasvasar vehículos de la AP-7 a estas otras vías.

Además, lamenta que los peajes no sean libres para siempre, sino que ya se esté estudiando la posibilidad de un peaje por uso. Las asociaciones ven «normales» las retenciones después del levantamiento de las barreras porque no se levantaron todas, sino que solamente se hizo parcialmente con muchos accesos todavía cerrados. Creen que era «previsible» que con el aumento de tráfico de un domingo habría problemas de movilidad. «Ya está bien de buscar en el sector del transporte la solución de la mala gestión y deficiencias en infraestructuras por parte de las administraciones».

Temas

Comentarios

Lea También