Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ricomà sintió «vergüenza» del «show» del martes «de unos pocos hosteleros»

El alcalde lamenta que la protesta «dañó la imagen de la ciudad y del sector» y critica que «lo que piden es barra libre con las terrazas»

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen del acto del pasado martes que llevaron a cabo medio centenar de hosteleros. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen del acto del pasado martes que llevaron a cabo medio centenar de hosteleros. FOTO: PERE FERRÉ

Pau Ricomà sube el tono contra el «reducido grupo de hosteleros» que el pasado martes se concentraron en la Plaça de la Font para exigir más ayudas al Ayuntamiento de Tarragona para superar la crisis sanitaria y económica de la Covid-19. En una comparecencia ante los medios de comunicación, el alcalde calificó ayer como de «show» que le hizo sentir «vergüenza» la concentración de esta semana protagonizada por medio centenar de restauradores, que a juicio del político de Esquerra Republicana «dañó la imagen de la ciudad y del sector».

«Todo el mundo tiene derecho a manifestarse, pero sinceramente me supo mal. Solo acudió un sector muy reducido, que leyó un manifiesto que no estaba ni firmado», indicó el máximo representante municipal, en referencia a un texto que le apelaba directamente pidiéndole que «reaccione». «Reconozco que me cuesta calificar las propuestas que ponen sobre la mesa, como la de los dos años sin pagar impuestos. Me parece egoísta. ¿Y los comerciantes? ¿Y las personas que se han quedado en paro o que están en ERTE? ¿Qué hacemos, cerramos el Ayuntamiento? Creo que necesitamos unos interlocutores más serios con un sector que es brillante, que tiene un gran nivel y que está trabajando muy bien», resaltó ayer el alcalde.

Ricomà siguió analizando las peticiones «de un grupo al que el propio sector le ha dado la espalda», y lamentó que «lo que están pidiendo es que les demos una barra libre con las terrazas. En mayo ya acordamos ampliar los espacios para las mesas en la vía pública y, de hecho, por ello se cierran al tráfico siete tramos de calles, pero debemos mantener los marcos de convivencia con los vecinos y el sector comercial», afirmó el primer edil, quien recordó que «hay lugares, como por ejemplo la Plaça del Fòrum, en los que ya no se puede ampliar el espacio de las terrazas. La gente debe poder moverse», recalcó a la vez que indicó que se han recibido 226 solicitudes.

Ricomà, que aseguró que «es falso que haya peticiones de terrazas que lleven 21 días pendientes de resolverse», reconoció «problemas informáticos» y relativizó la polémica por el horario de cierre. «Tenemos mucho trabajo para traducir cada semana el BOE. Cuando entramos en fase dos ya se levantaron las restricciones», afirmó. Asimismo, el alcalde denunció el «asedio que empezó en el pleno y que ahora sigue entre parte de los hosteleros» contra la concejal de Domini Públic, Paula Varas (ERC), a quien defendió asegurando que «no ha tomado ni una sola decisión que le haya favorecido» por su relación con un local de Cós del Bou. Finalmente, el alcalde anunció una subvención de 700.000 euros para «reactivar los comercios que han cerrado».

Temas

Comentarios

Lea También