Tarragona Política

Se disparan las quejas por el pésimo estado de los parkings

Usuarios y abonados de los aparcamientos soterrados municipales deben hacer frentecada día a problemas con las barreras, la maquinaria que no funciona o las filtraciones de agua

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Una usuaria, en el parking soterrado de Lluís Companys. FOTO: PERE FERRÉ

Una usuaria, en el parking soterrado de Lluís Companys. FOTO: PERE FERRÉ

El pésimo estado de degradación en el que se encuentran los parkings soterrados de la ciudad ha disparado las quejas de usuarios y abonados de estas instalaciones, gestionadas por la empresa pública Aparcaments Municipals de Tarragona. Maquinaria obsoleta, barreras bloqueadas, problemas de acceso o goteras son algunos de los problemas diarios con los que, desde hace años, se encuentran los conductores, que ven con desesperación como la situación no mejora con el paso del tiempo. De hecho, en muchas ocasiones no pueden pagar en los cajeros automáticos o no se les reconocen las tarjetas de abonados a la hora de entrar o salir del equipamiento.

La solución, a medio plazo

Según se indica desde el Consistorio, el problema radica en el hecho de que la tecnología de estos aparcamientos ha quedado en desuso y, además, no hay stock en el mercado para poder relevar la maquinaria. Esto comporta que, cuando hay una avería, el proceso para arreglar la operativa sea complicado. Sin ir más lejos, el año pasado se tuvo que pasar la maquinaria de Battestini a la Avinguda Catalunya cuando cerró el primer parking por los contratiempos que sufría el segundo, que tuvo que contratar temporalmente a más personal para poder ofrecer el servicio.

Fuentes municipales reconocen la pésima situación que se vive en estos aparcamientos, y reiteran que la voluntad es la de llevar a cabo «un replanteamiento global» de la tecnología. Pese a que el equipo de gobierno (ERC-Comuns) no quiere hacer declaraciones públicas al respecto –pese a la petición cursada por este periódico–, lo cierto es que el proceso de licitación de la nueva maquinaria está encallada desde hace meses.

El Consistorio prevé cambiar la maquinaria tras la fusión de la EMT con Aparcaments

Esta renovación del sistema debe permitir, por ejemplo, que todos los parkings puedan funcionar mediante un mismo abono, o que se puedan ofrecer muchas más tarifas e información en paneles en la vía pública. Pese a ello, la tramitación administrativa y la fusión con la Empresa Municipal de Transports (EMT) en el horizonte provocan que la solución no sea a corto plazo sino –como mínimo– en el segundo semestre de este año.

La firma municipal gestiona un total de 2.419 plazas de estacionamiento, repartidas entre Joan XXIII (485), Avinguda Catalunya (460), Lluís Companys (394), Saavedra (383), Francesc Bastos (361), Imperial Tarraco (182) y Torroja –que es al aire libre– (154). El de Saavedra, con más de 722.000 euros, fue el espacio que ingresó más dinero en 2018, seguido del de la Avinguda Catalunya (casi 400.000) y Joan XXIII (más de 300.000). En la otra cara de la moneda está el de la Plaça Imperial Tarraco, con poco más de 80.000 euros generados, según se indica en la auditoría financiera de 2018.

«Una situación lamentable»

La situación de las instalaciones genera críticas entre las formaciones de la oposición. Sandra Ramos (PSC) reitera que «los pliegos para renovar tanto los cajeros automáticos como las barreras están en proceso de redacción», a la vez que reitera que, en los presupuestos de 2019, «ya estaba previsto» renovarlos.

Más crítica se muestra Rubén Viñuales (Cs). «El problema de la AMT es que casi nada se hace bien. Máquinas de pago que no funcionan cada dos por tres, entradas averiadas como la de Francesc Macià día sí y día también, problemas con el pago con tarjeta, goteras en Saavedra que incluso dañan vehículos, falta de paneles en todas las entradas de Tarragona con la disponibilidad de plazas en los diferentes soterrados...», lamenta el edil de la formación naranja, quien recuerda que «llevamos cinco años pidiendo que el precio sea de cuatro euros al día». Ahora es de 5,50.

En la misma linea se expresa Dídac Nadal (Junts), quien lamenta el «estado lamentable» que presentan las instalaciones «desde hace años». «Hay que asumir todas las actuaciones de reparación para dignificar los aparcamientos públicos subterráneos e incrementar el servicio de mantenimiento para evitar la generación de desperfectos», añade el edil, quien resalta que estas acciones de mejora de los equipamientos «son urgentes».

Laia Estrada (CUP) afirma que las quejas de los usuarios «están fundamentadas» y recalca que «los parkings de la ciudad se han ido construyendo sin seguir ningún criterio de movilidad, y esto nos ha llevado hasta la situación actual: tenemos una gran cantidad de estacionamientos soterrados y pocos recursos para mantenerlos, ya que la mayor parte del dinero que se recauda son para pagar el Jaume I». A juicio de la cupaire, «es necesaria una política de movilidad que compatibilice transporte y aparcamiento».

Finalmente, José Luis Martín (PP) recuerda que, cuando estaba en el gobierno, «el PP dejó preparada la empresa económicamente para que pueda sacar a licitación la nueva maquinaria».

Temas

Comentarios

Lea También