Tarragona Cultura

Tarraco Viva tendrá 151 actos y empezará el 11 de octubre

El festival se reduce en un 65% respecto a las 427 actividades de 2019. El acceso será gratuito, habrá 54 eventos online y se eliminan las ferias y recreaciones de mayor afluencia de público

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen de un espectáculo de recreación histórica de Tarraco Viva que se llevó a cabo en mayo de 2018 en el Recinte Firal. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de un espectáculo de recreación histórica de Tarraco Viva que se llevó a cabo en mayo de 2018 en el Recinte Firal. FOTO: PERE FERRÉ

La Tarraco Viva de la Covid-19 se iniciará el 11 de octubre, durará la mitad de lo habitual, reducirá el programa en un 65%, las actividades serán gratuitas y se evitarán los actos de gran formato. De hecho, debido a la pandemia, la XXII edición del festival de recreación histórica solo permitirá un aforo máximo de 80 personas en las actividades, que se organizarán preferentemente al aire libre o en espacios abiertos. Así lo especifica la concejalía de Patrimoni en un documento que el pasado lunes entregó a las formaciones de la oposición, en el que se detallan las características y objetivos de la cita de este año que, excepcionalmente, se llevará a cabo en otoño y no en primavera como es habitual.

Según el documento al que ha tenido acceso el Diari, está previsto que el evento se inicie el viernes 11 de octubre y que dure hasta el viernes día 18. Esto significa que, lejos de los 14 días que duraba hasta el pasado año, ahora se recorta su duración a ocho. En esta ocasión, Tarraco Viva se centrará en la Resiliència i solidaritat a l’antiga Roma, en el sentido de que «la situación de pandemia que estamos viviendo era muy frecuente en el mundo antiguo», según se señala en el texto, que recuerda los episodios de «cólera, peste, tifus o crisis alimentarias» que se vivían tanto en Roma como en el conjunto del Mediterráneo.

Límite máximo de 80 personas

En total, la edición que se iniciará dentro de 25 días contará con un total de 151 actos previstos, lo que significa una disminución del 65% del programa respecto a las 427 actividades de mayo de 2019. Asimismo, cabe señalar que el 64% de los actos serán presenciales (97), mientras que el 36% –54– serán online, ya sea mediante streaming o por grabaciones.

"Se suprimen lsa ferias y recreaciones en el Camp de Mart, el Amfiteatre y el Recinte Firal"

Debido a la situación sanitaria, el documento especifica que en la realización de actos «se privilegiarán actividades al aire libre y en espacios abiertos, principalmente en espacios patrimoniales». En este sentido, cabe señalar que «se potenciarán los pequeños formatos» en el aforo de público y participantes, de forma que –según el evento– habrá límites de 10, 15, 20, 30, 50 y 80 personas como máximo. Por ello, se han eliminado las actividades «de máxima afluencia», como eran las ferias y las recreaciones históricas de gran formato que se llevaban a cabo en el Camp de Mart, el Amfiteatre y el Recinte Firal.

Pese a ello, sí que se mantendrán –con readaptaciones– «prácticamente todos los formatos de las actividades habituales» del festival, según se relata en el informe, que cita «las recreaciones históricas, los monólogos de personajes históricos, los debates, las conversaciones, los talleres, las visitas guiadas, las lecturas, la gastronomía y el ciclo de documentales arqueológicos» como actos que sí que se han programado. Asimismo, «debido a la crisis económica y social», el acceso a las actividades de esta edición será gratuita, esto sí, con cita previa y garantizando una distancia de seguridad de 1,5 metros. También se mantendrán los actos habituales en Altafulla, Constantí, Cambrils y Vila-rodona.

Fuentes municipales indicaron a este periódico que el objetivo de esta edición, igual que ocurrió en las fiestas de Sant Magí y ahora con Santa Tecla, es «mantener viva la actividad cultural y apoyar en esta situación tan complicada a las entidades y grupos que participan en el evento, y que suman centenares de personas».

Cs pide «más promoción»

Las formaciones que no están en el gobierno ven con buenos ojos el esfuerzo para organizar el festival. «Es positivo que se mantenga una linea estratégica de continuidad», asegura la concejal Begoña Floria (PSC), quien recalca que «debería garantizarse que se mantenga la promoción».

De manera parecida se expresa el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, quien asegura «entender» la reducción «en eventos y aforo» por la Covid-19, pero pide una «firme apuesta» cuando la pandemia se haya superado. «Entonces, Tarraco Viva necesitará un gran acto central, que podría ser una carrera de cuadrigas», asegura el edil de la formación naranja, quien considera que este evento «es una de las mejores maneras de internacionalizar Tarragona».

Desde Junts, Cristina Guzman aplaude que, pese a la crisis, el festival tire de nuevo hacia adelante «con todas las medidas de higiene y de seguridad». En la misma linea se expresa Laia Estrada (CUP), quien también ve con buenos ojos «que se apueste por la reducción del aforo y por prescindir de los espectáculos más pensados para mucho público», si bien lamenta que «seguimos a la espera de conocer el presupuesto». En las cuentas municipales se preveía una partida de 295.000 euros si el evento hubiera seguido la linea habitual de 14 días.

Finalmente, Elisa Vedrina (PP) cree que «es positivo dar continuidad» a un festival «por el que Tarragona lleva tanto tiempo apostando». «Entendemos que será de pequeño formato y se habrá diseñado con garantías sanitarias y ajustando el presupuesto porque no se podrá celebrar igual que otros años», añadió la edil del PP.

Temas

Comentarios

Lea También