Tarragona Sociedad

Tarragona aún va al 40% tras el desconfinamiento y los 15 días de «nueva normalidad»

El uso de las zonas azules de estacionamiento, de los aparcamientos soterrados, de la EMT y de los equipamientos deportivos aún están lejos de los registros de antes del coronavirus

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Varios usuarios, en un bus de la flota de la EMT. FOTO: Pere Ferré

Varios usuarios, en un bus de la flota de la EMT. FOTO: Pere Ferré

La reactivación tras la crisis sanitaria del coronavirus no se está produciendo con la «V» que se esperaba inicialmente. Tras más de cincuenta días desde el inicio del proceso de reapertura y dos semanas después de la entrada en la «nueva normalidad», los servicios públicos de la ciudad de Tarragona siguen aún lejos de los registros que acreditaban antes de la entrada en vigor del Estado de alarma.

Así, según señala el concejal de Serveis Centrals –Jordi Fortuny (ERC)–, la ciudad aún está «a un 40% de actividad», a tenor de los últimos datos que maneja la administración municipal. Según los registros a los que ha tenido acceso el Diari, los usuarios de la EMT aún son escasamente el 35% de los que eran hasta el 14 de marzo, mientras que la reducción en los parkings soterrados es del 57%, por el 27% de los ingresos en la zona de estacionamiento regulado. El sector que ha recuperado una mayor actividad es el de las instalaciones deportivas, si bien en los gimnasios y piscinas municipales la caída es actualmente del 30% respecto a los usuarios de hace cuatro meses.

«Aún falta gente, solo con los de casa cuesta coger ritmo. Cada mes aportamos 600.000 euros a la EMT». Jordi Fortuny, concejal de Serveis Centrals

La EMT, al 35% de usuarios

Fortuny –que también preside la Empresa Municipal de Transports (EMT)– recalca que, pese a la apertura de negocios y a la paulatina vuelta a una cierta normalidad, «aún falta gente», un hecho que en este inicio del mes de julio aún se acentúa más por la reducción en el número de turistas. «Es cierto que en las terrazas se ve gente a las siete de la tarde, pero la actividad es mucho menor, por ejemplo, a la hora de comer. Solo con la gente de casa cuesta mucho coger el ritmo», afirma el político republicano, quien se muestra especialmente preocupado por la EMT. «Cada mes tenemos que aportar 600.000 euros. Las cifras de usuarios aún no están ni en un 40%, pero ya ofrecemos el servicio habitual», lamenta el segundo teniente de alcalde.

Según las cifras facilitadas por la propia empresa de transporte público, la reactivación de pasajeros es constante durante las últimas semanas, si bien el promedio de los siete días sigue aún lejos de los 35.000 usuarios diarios que había antes de la Covid-19. Así, según la última semana completa en la que hay datos, la media hasta el 28 de junio llegó hasta los 12.343 pasajeros, una cifra que representa el 35% de la actividad previa a la pandemia.

«Ahora vamos con cita previa para controlar el aforo y trazar la actividad de cada usuario». 

María José López, concejal de Esports

En las semanas más duras del confinamiento, la EMT solo tuvo activas tres líneas para trabajadores, que escasamente acreditaron mil viajeros diarios. Esta cifra empezó a crecer especialmente con la entrada en la fase 1, que primero dobló cifras y posteriormente llegó hasta las 5.400 personas. El 25 de mayo, ya en fase 2, se acreditó un transporte de 7.000 usuarios diarios, subiendo hasta los 9.000 a principios de junio. Con la fase 3 se superaron los 10.000 pasajeros, una cifra que ha subido ligeramente hasta los 12.000 actuales. «Se nota que no ha habido curso escolar, que aún hay teletrabajo y que no hay turistas», afirma Jordi Fortuny, tras analizar las cifras.

Caída del 57% en parkings

Destacables son también las cifras en zonas de estacionamiento regulado, tanto en zonas azules como en verdes y naranjas. Según las últimas cifras que maneja Aparcaments Municipals, hasta el pasado 14 de junio la actividad se había recuperado en un 73%, por lo que la recaudación aún está un 27% por debajo de la normalidad. Así, en base a la última semana de la que hay datos, el golpe económico respecto a las cifras habituales aún era de 22.000 euros. Así, desde el pasado 14 de marzo la compañía dependiente del Consistorio ha dejado de ingresar 842.000 euros, especialmente por el hecho de que durante la fase dura del confinamiento el parking en la vía pública fue gratuito.

La actividad se empezó a recuperar la semana del 18 de mayo, cuando la recaudación se impulsó en un 43%, una cifra que se ha ido incrementando, hasta el punto de que al final de la primera semana de fase 3 la caída era del 27%.

Por lo que se refiere a los aparcamientos municipales soterrados o en superficie, cabe destacar que la recuperación va a menor ritmo, hasta el punto de que la cifra de actividad era prácticamente la mitad a mediados de junio. Así, mientras en la calle los ingresos se habían recuperado en un 73%, en los equipamientos cerrados la cifra es escasamente del 42%.

Las instalaciones que más actividad han logrado con el plan de desconfinamiento son el de Francesc Bastos, con una caída aún del 48%, así como el Saavedra, con una rebaja actual del 51%. El de Lluís Companys aún registra un descenso del 56%, por el 60% del situado en la Avinguda Catalunya. Hasta hace tres semanas, el Tarraco –en la Plaça Imperial Tarraco, debajo de la estación de autobuses–, así como el de Torroja, eran los que iban más rezagados, con caídas de recaudación del 66% y del 73% respecto a los números que acreditaban en invierno.

En total, se estima que el golpe económico en los aparcamientos es de unos 362.932 euros. Pese a ello, Fortuny asegura que «los abonados se mantienen estables», y recuerda que «se repartieron 270 tarjetas de abonos libres para hospitales y residencias de la ciudad».

Piscinas y gimnasios al 70%

Finalmente, el Patronat Municipal d’Esports ha recuperado aproximadamente el 70% de los usuarios que tenía antes del coronavirus. Así, mientras que en invierno los gimnasios y piscinas municipales acreditaban más de mil deportistas diarios, la cifra ahora está alrededor de los 700.

La paralización por el confinamiento ha costado unos 400.000 euros al organismo, tanto por el retorno de cuotas como en el pago de los servicios. La actividad se recuperó especialmente desde el pasado 15 de junio, cuando reabrieron las zonas acuáticas tras entrar en la fase 3. Desde entonces, la actividad debe reservarse por cita previa «para controlar el aforo y trazar la gente que está realizando una actividad», afirma la concejal de Esports, María José López (ERC).

Temas

Comentarios

Lea También