Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Vía pública

Tarragona intensifica la desinfección para frenar el coronavirus

Los operarios de la limpieza inician una campaña específica que se centrará en las calles de mayor afluencia de gente y en el entorno de centros sanitarios, alimentarios y «estratégicos»

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de esta semana de los operarios en Comte de Rius. FOTO: CEDIDA

Imagen de esta semana de los operarios en Comte de Rius. FOTO: CEDIDA

El Ayuntamiento de Tarragona intensifica esta semana –la segunda de confinamiento tras decretarse el estado de alarma el pasado día 14– la limpieza en la vía pública para frenar la propagación del coronavirus. Pese a que el servicio de la recogida de la basura y la limpieza viaria trabaja con servicios mínimos para evitar el contagio entre los operarios, desde este lunes se han incorporado –de manera puntual– cuatro máquinas para llevar a cabo una campaña de barrido general de agua con desinfectante en las calles de la ciudad. Estos operativos están integrados por equipos de tres personas, que nunca van juntos en la cabina.

Así, el Ayuntamiento y la empresa gestora del servicio –FCC– han establecido un plan dentro de los servicios mínimos para actuar principalmente «en los accesos y la vía pública de lugares estratégicos», así como en el entorno de los centros sanitarios –los hospitales y los CAP–, y las zonas con establecimientos de alimentación –como en el entorno del Mercat Central–, los supermercados y la comisaría de la Guàrdia Urbana, que está precisamente en la zona de influencia del hospital Joan XXIII. «Son emplazamientos que tienen una importante afluencia de personas y serían susceptibles de tener carga viral», afirma en declaraciones al Diari el concejal de Neteja Pública, Jordi Fortuny.

Agua con lejía

El desinfectante que se está utilizando en todos estos servicios es una disolución de agua con hipoclorito sódico (lejía). Según informaciones aportadas por las autoridades sanitarias, hay evidencia de que los coronavirus se inactivan en contacto con una solución de hipoclorito sódico a una concentración al 0,5% durante 1 minuto, o bien al 0,1% durante 5 minutos. «Tenemos que ir con cuidado y equilibrarlo bien para que la maquinaria no se estropee», destaca Fortuny.

Por esto, desde el lunes y hasta hoy los los trabajadores de FCC se han centrado en la desinfección de las calles del centro de la ciudad, mientras que entre mañana y el viernes actuarán en los barrios de Ponent. Asimismo, entre el jueves, el viernes y el sábado los operarios limpiarán también a fondo las calles de Sant Salvador, Sant Pere i Sant Pau y las urbanizaciones de Llevant. Este calendario se irá repitiendo «intensamente» mientras dure el estado de alarma, previsto inicialmente hasta el próximo 11 de abril, a no ser que el Congreso de los Diputados decrete que haya una nueva prórroga, que ya sería la segunda.

El concejal del equipo de gobierno encargado de la Neteja Pública resalta que los técnicos municipales están «analizando» y haciendo pruebas para buscar un nuevo producto para limpiar la vía pública y luchar contra el Covid-19. Asimismo, el edil de la formación republicana hace un llamamiento a la ciudadanía para «mantener la ciudad limpia» y «recoger las heces de las mascotas».

Paralelamente a los cuatro nuevos servicios con desinfectante, durante el periodo de confinamiento los operarios de la limpieza pasarán tres veces al día –mañana y tarde– con una furgoneta con manguera con agua a presión y más desinfectante para limpiar las calles de toda la ciudad. Estas máquinas cuentan con un operario que repasa los centros sanitarios, las puertas de las comisarías y los supermercados. Asimismo, desde el Consistorio se informa que, pese a los servicios mínimos decretados a raíz del confinamiento obligatorio, también están en funcionamiento otras tres máquinas más (hidrolimpiadoras) que están equipadas con otros 1.000 litros de agua con el producto desinfectante.

8 multas por tirar muebles

Asimismo, el Ayuntamiento de Tarragona anunció ayer que, hasta el momento, ya ha impuesto ocho sanciones a personas por tirar muebles, neveras, bañeras y materiales de grandes dimensiones durante la alerta por Covid-19. Debido a las limitaciones por la no propagación del Covid-19 se ha suspendido el servicio de recogida de voluminosos, ya que es una tarea que implica la participación de dos empleados. La recogida municipal, situada en el polígono de Riuclar, y los puntos móviles también han dejado de funcionar mientras dure la pandemia.

«Cada día estamos recogiendo dos toneladas de voluminosos. No podemos aprovechar el confinamiento para desmontar la casa y dejarla en la calle», denuncia Fortuny, quien revela que los infractores «están siendo sancionados y así seguirá siendo hasta que este pequeño porcentaje de ciudadanía tome conciencia de que está poniendo en riesgo la seguridad del personal de Limpieza».

Por este motivo, el departamento de Neteja Pública cuenta con la complicidad de la Unidad de Medi Ambient de la Guàrdia Urbana, que dedica «muchos de los esfuerzos» a controlar este tipo de acciones incívicas. El fin de semana fueron seis las personas sancionadas y el lunes se denunciaron otras dos más.

«Toca cuidarse, toca quedarse en casa y toca respetar a los trabajadores que recogen los voluminosos, porque cuando una persona baja un mueble a la calle no piensa que para recogerlo se necesitan dos personas dentro de un mismo vehículo para recoger este tipo de cacharro», cuando según los protocolos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) debe mantenerse una distancia de un metro y medio entre trabajadores, un hecho que en estas condiciones es imposible de cumplir.

«Se requieren dos personas porque la mayoría de muebles los dejan sostenidos en los contenedores y hay que bajar del camión, separarlo para poder levantar el contenedor y vaciarlo en el vehículo», explica el segundo teniente de alcalde, visiblemente molesto con la actitud estos días de una parte de la ciudadanía como puede apreciase en un vídeo que publicó en sus cuentas personales de las redes sociales en Facebook y Twitter.

Hoy, vehículos con megafonía

Ante toda esta situación, vehículos de Protecció Civil recorrerán a partir de hoy la ciudad, desde Ponent hasta Llevant, con megafonía para recordar que se multará a las personas que dejen la basura fuera de los contenedores. Esta decisión la tomó ayer el equipo de gobierno (ERC-Comuns) como una medida más para hacer frente a las actitudes «incívicas» de algunas personas que, pese al estado de alarma vigente, «dejan la basura fuera de los contenedores o bien la lanzan a las papeleras y bajan muebles, neveras y todo tipo de enseres junto a los contenedores», especifica Jordi Fortuny.

También desde ayer en los contenedores figura un adhesivo recordando que la multa por tirar residuos voluminosos es de 300 euros, según se especifica en el artículo 98.3 de la Ordenança de Convivència Ciutadana vigente. «Recordemos que la Guàrdia Urbana ya ha sancionado con este importe a ocho personas por su incumplimiento, y vendrán más. Seremos implacables», resaltó ayer el representante municipal.

Temas

Comentarios

Lea También