Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona y Reus exigen poder usar todo el superávit para paliar los efectos del coronavirus

Los dos municipios firman un manifiesto para destinar el remanente de tesorería a fines sociales y no para pagar deuda, que es a lo que legalmente debería destinarse

Octavi Saumell

Whatsapp
Varios usuarios de la EMT,  en una imagen esperando el autobús municipal en la parada situada en la Plaça Imperial Tarraco. FOTO: PERE FERRÉ

Varios usuarios de la EMT, en una imagen esperando el autobús municipal en la parada situada en la Plaça Imperial Tarraco. FOTO: PERE FERRÉ

Los principales alcaldes de la provincia de Tarragona, junto a la Diputació, hacen frente común para que los ayuntamientos puedan usar todo el superávit de 2019 y destinarlo a luchar contra los efectos del coronavirus y no para lo que legalmente deberían hacerlo, como es el pago a los bancos para bajar la deuda. Por ello, Tarragona y Reus –junto a otros consistorios como los de Tortosa, Vila-seca, Salou, Amposta o Valls– han firmado un manifiesto impulsado por las asociaciones de municipios de Catalunya en el que exigen recuperar autonomía y poder gestionar con fines propios el remanente de tesorería de las cuentas del año pasado.

Tortosa, Salou, Vila-seca, Constantí, Amposta y Valls también se suman a la reivindicación

«Necesitamos disponer de instrumentos efectivos para dar respuesta a la globalidad de las situaciones que está generando esta crisis», se afirma en el texto avalado por las principales administraciones de la demarcación. En el documento se enfatiza que «desde el mundo local reclamamos poder movilizar el superávit disponible del 2019 sin limitaciones», así como «flexibilizar las directrices de la regla de gasto y la estabilidad presupuestaria; anular todas las medidas que aún quedan de la LRSAL que limitan la autonomía local; garantizar las aportaciones previstas de las corporaciones supramunicipales para el año 2020 y poderlas ampliar a las nuevas necesidades que generará la crisis». Asimismo, también se reclama «contratar personas sin las actuales limitaciones, especialmente para responder a los nuevos usuarios de servicios sociales que tenemos ya hoy».

«Mitigar los efectos»

En Tarragona, de hecho, el alcalde Pau Ricomà (ERC) envió la pasada semana una carta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (PSOE), en la que enfatiza la necesidad de poder usar los 6,6 millones de euros de superávit. «Pedimos al gobierno del Estado que contemple la posibilidad de que los Ayuntamientos podamos flexibilizar el destino del remanente de tesorería del que dispongamos, en su caso. Y ello, para poder destinar dicho remanente a gasto corriente a fin de mitigar los efectos» del coronavirus, afirma el alcalde republicano en la misiva.

Por su parte, el alcalde de Reus –Carles Pellicer (JxReus)– considera que es «urgente» actuar y «cumplir con el deber de ayudar a la gente» tras el estado de alarma. Por ello, el máximo representante de la capital del Baix Camp alerta de que el Gobierno Central «debe financiar a los municipios» para que las ayudas a ciudadanos, comercios y empresarios puedan impulsarse desde los propios consistorios.

Temas

Comentarios

Lea También